Joven

 

Marcelino Pablo

Tlalixcoyan- 2015-09-1612:25:39-

Tras haberse dado a conocer el caso de Noé Fernández quien con apenas 26 años, se encontraba postrado en una cama de la que no salía, e imploraba ayuda, ya que pesaba más de 200 kilos que le impedían moverse, por fin fue trasladado al Hospital General de Veracruz.

Su traslado desde la congregación de El Cocuite municipio de Tlalixcoyan a la Ciudad de Veracruz, no fue tarea fácil, en ello se sumaron esfuerzos de un gran número de personas que han buscado ayudar a este joven de 26 años quien tiene unas enormes ganas de continuar viviendo.

Noé Fernández es sin duda un guerrero, casi solo se sube a la ambulancia que con mucha voluntad facilitó para su traslado el hospital de sub zona de Tlalixcoyan, a cargo del Dr. Alejandro Tejeda Tejeda.

Aunque todo parecía que el traslado de Noé Fernández seria hasta el jueves, se tuvo que adelantar por los resultados de un ultrasonido que les fue realizado en su domicilio a Noé, el cual alertó que necesitaba de manera urgente ser internado en un hospital de alta especialidad.

El traslado debía adelantarse, la familia inmediatamente se coordinó con personas altruistas en donde también tocaron puertas y molestaron amigos en la búsqueda de que a Noé se le internara.

El Jefe de la Jurisdicción Sanitaria No. VIII, Lorenzo Castañeda Pacheco, envió a personal al domicilio de Noé para señalar que la indicación que había realizado el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, era de ayudar a Noé Fernández Rosete y para ello contaba con todo el respaldo de su gobierno.

Por lo cual en un gran esfuerzo para subirlo a la ambulancia fue trasladado al hospital de alta especialidad en la Ciudad de Veracruz.
Una hora llena de angustia e intranquilidad duró el traslado de Noé Fernández Rosete, llegó afortunadamente con bien y ya está siendo atendido por personal de la secretaria de salud.

Noé Fernández Rosete al ser ingresado al hospital, presenta problemas respiratorios producto del asma que padece desde su infancia, con descompensación de presión arterial, con múltiples llagas en las piernas y algunas partes del cuerpo por una disípela mal atendida y con un sobrepeso de más de 240 kilos, lo que lo hace un paciente diferente a casi todos los que están internados en el mismo nosocomio.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO