En su informe de labores la rectora, Sara Ladrón de Guevara fue bastante clara acerca de los apoyos financieros a la Universidad Veracruzana: “Si bien nuestros planes de crecimiento se han visto forzosamente limitados y ha habido un impacto negativo en la relación con los proveedores, de bienes y prestadores de servicios, es importante mencionar que la presente administración recibió una institución que ya enfrentaba problemas financieros”… Cuando recibió el encargo en 2013 los retrasos de pagos por subsidios se acercaban a 900 millones y a agosto de este año la cifra incrementó a doble, “pese a lo anterior, la Universidad ha recibido financiamientos nacionales y extranjeros para hacer frente a sus compromisos y por cada peso que adeuda, cuenta con 2 pesos con 19 centavos por recuperar de las cuentas pendientes de cobrar el Gobierno del Estado”.