Es escalofriante, por decir lo menos, lo que el economista Hilario Barcelata señala en su análisis sobre pasivos ocultos como los “créditos con garantía de pago oportuno”, los “préstamos quirografarios” y “las cuentas de orden”, que presuntamente pudo haber contratado el gobierno del estado y no están registrados oficialmente. Expresa que “los “créditos con garantía de pago oportuno” son un tipo de deuda donde el deudor va disponiendo de los recursos contratados en varias exhibiciones y que el gobierno de Veracruz “contrató en noviembre de 2012 tres créditos de este tipo con Banobras. Los “préstamos quirografarios”, que son operaciones de crédito a corto que carecen de garantías específicas, y están respaldados por un pagaré… el gobierno del estado habría contratado deuda recientemente con una frecuencia escalofriante (dos o tres veces por mes por lo menos) por montos de 100 a 500 millones de pesos cada uno. También se refiere a las “cuentas de orden” que constituyen un registro contable que señala obligaciones contingentes se convertirán en un compromiso de pago por ejemplo: avales, litigios (juicios laborales pendientes de resolución), fianzas, mercancías a consignación, activos totalmente depreciados y pérdidas fiscales”. Dramático ¿no?