periodiXalapa- 2015-09-2513:01:48

Tras 4 años de impunidad y con omisión por parte de la Fiscalía General del Estado sobre la desaparición de Gabriel Manuel Fonseca “Cuco”, familiares, amigos y compañeros de trabajo exigen el esclarecimiento del caso.

Fue el 11 de septiembre del 2011, cuando desapareció su compañero y amigo, Gabriel de apenas 19 años de edad, cuando se encontraba cerca de la inspección de la Policía Municipal, en ese entonces.

Él era trabajador del diario El Mañanero del municipio de Olutla en Veracruz, su misión era cubrir toda la información policiaca.

Sus compañeros aseguran los rumbos donde se movilizaba en el trabajo siempre eran en la Inspección de la Policía Municipal a la redacción de su diario en Olutla, donde el camino hacia su casa era de 5 minutos.

A su lado, desapareció otra persona que vendía dot dogs. Según testigos aseguran que ambos fueron subidos a un vehículo y desde ese día ya no volvieron a saber nada de él. Su compañero Juan José Barragán segura que no existía vinculación con el crimen organizado.

Desde el día de la desaparición de Gabriel, su madre está enferma de demencia. A veces, comentan los compañeros salía a las calles a buscar a su hijo y se perdía en las calles, incluso hasta en las banquetas la llegaron a encontrar dormida.

Tras la desaparición, la empresa en la que trabajaba, donde es dueño Fernando Kuri, asesor de Alejandro Carvallo Delfin, diputado federal, durante 2 meses le pago los mil pesos que ganaba a la quincena a la familia de Gabriel. Después de ese tiempo se desentendió.

Días antes de la desaparición de Gabriel, compro unos converse negros “los iba a terminar de pagar en pagos”. Esto, según sus compañeros demuestra que no contaba con dinero extra, ni extraño.

El día de hoy, compañeros del gremio, exigieron a la fiscalía el esclarecimiento de los hechos. Desde el 2011 hasta hace un mes, y gracias a la intervención de Jorge Morales comisionado de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP), se volvió a reabrir el caso en la Fiscalía Especializada a cago de René Álvarez.

La exigencia es saber si alguno de los cuerpos que se encontraron posteriormente a la desaparición corresponde a su compañero Gabriel Manuel Fonseca. Los primeros cuerpos encontrados tras esta desaparición fueron dos en el municipio de Soconusco, y posteriormente 15 en el municipio de Acayucan.

Ninguno de estos cuerpos fue comparado con las huellas dactilares de Gabriel ni con su ADN. Según expresan los compañeros, que la Fiscalía manifestaba que no contaba con el equipo técnico para hacer estos estudios, ya que los cuerpos estaban putrefactos y otros incinerados.

De igual manera, las huellas dactilares de los padres fueron otra vez tomadas hace un mes, por lo que esperan que en noviembre tengan nuevos resultados de las pruebas comparativas con los cuerpos encontrados.

“Se está buscando de nuevo que se cotejen las pruebas de ADN y se diga si esa vivo o está muerto, o si Cuco era alguno de los cuerpos encontrados en Acayucan. Hasta el momento ha habido omisión por parte de la fiscalía. No han tenido la voluntad de resolver la investigación de la desaparición”.

Hoy en día los compañeros de los medios de comunicación de aquella zona sufren agresiones no sólo del crimen organizado, sino también por parte de funcionarios estatales y municipales.

Imagen del Golfo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO