“Carlos Fernández-Vega [La Jornada] asevera que en 2016 tendremos más de lo mismo. El cacareado presupuesto base cero sólo contiene varios tijeretazos en algunas dependencias del ejecutivo y una estimación de crecimiento económico igual de rosa que las anunciadas en la primera mitad de este gobierno. La novela rosa continúa. Cuarto año consecutivo con proyecciones cercanas al 4% de crecimiento, para que luego en los hechos a duras penas se alcance la mitad de lo estimado. Seguimos en el eterno 2% de crecimiento anual si bien nos va. Nada diferente a los últimos 33 años. No hay mucha diferencia en los presupuestos que digamos: 4 billones 747 mil millones de pesos en 2016 frente a 4 billones 695 mil millones de 2015.  El compromiso del presupuesto base cero era compactar los programas gubernamentales, pero bien a bien no se sabe cuántos de esos programas quedaron en el camino; pero por otro lado se crearán otros nuevos, como el programa nacional de inglés. Así los indigentes podrán pedir limosna en dos idiomas o los emigrantes mentar madres en ese idioma. Y de nueva cuenta, cualquier imperfección o logro no realizado será cargado a las fuerzas del exterior, porque aquí todo funciona de maravilla y las reformas estructurales han sido tan favorables que la economía se mantiene en el suelo. Pero nadie debe preocuparse porque el futuro será siempre mejor”. (sinembargo.com)