A propósito de la crisis humanitaria que se vive en Siria, de este lado del mundo sólo se sabe del desplazamiento masivo de miles de personas que huyen de una guerra que no han provocado.

Al desenmarañar el hilo del conflicto se hacen visibles los intereses  económicos y políticos que originan una sangrienta batalla, como en otras regiones del mundo, donde el tablero de la geopolítica se mueve de acuerdo a los intereses de los gobiernos que forman parte de  OTAN y que se contraponen a los intereses de la alianza China-Rusia. Una guerra así, no muestra ni buenos ni malos, sólo víctimas.