Después de cinco años de permanentes rumores acerca de la intromisión del ex gobernador Fidel Herrera en nombramientos en el equipo de Duarte de Ochoa y en movimientos político-electorales, al fin el gobernador Duarte de Ochoa se decide aclarar el punto tras una pregunta ¿inducida?: “Ningún ex gobernador tiene injerencia alguna en las decisiones de mi gobierno” y remata: “espero que eso conteste clara y rotundamente tu pregunta”.