La rectora de la Universidad Veracruzana insiste en el tema del subsidio que el gobierno del estado aporta a esa casa de estudios; señala que las aportaciones económicas deben ser ajenas a represalias o antipatías y opina que los diputados locales debieran incrementar el presupuesto para la UV, esa petición es similar a la que hiciera a los diputados federales ahora que estuvo reunida con ellos. No deja de tener razón la rectora porque el subsidio que la sociedad veracruzana otorga a la Universidad a través del gobierno del estado ya resulta insuficiente, y si se añaden los retrasos ocasionados por los problemas financieros del gobierno estatal, a la administración universitaria se le complica el cumplimiento de sus programas.