El presidente Enrique Peña Nieto ha puesto tierra de por medio y al cumplirse 12 meses de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa ha iniciado una gira por el extranjero; al igual que en otras ocasiones donde ha tenido que enfrentar sucesos que contradicen su visión de progreso, prefiere estar ausente y lejano.

Ayotzinapa representa uno de los acontecimientos más vergonzosos que registra la historia moderna de México. De manera irónica el movimiento surgido a raíz de la desaparición de los 43 jóvenes ha sido también uno de los sucesos que han despertado los mayores niveles de solidaridad entre todos los sectores sociales y que incluye acciones de repudio dentro y fuera del país.