Inquietud Magisterial
Luis Ortiz R.

 

El SNTE es propiedad de todos los maestros del país, no pertenece a ninguna familia o camarilla de rufianes. Los viejos caciques sindicales no deben olvidar, que en estos momentos en el SNTE no caben  las actitudes patrimonialistas, porque el sindicato es un patrimonio colectivo.

Los verdaderos dueños son los maestros que sostienen su manutención con el descuento de sus cuotas sindicales. Los maestros  tenemos la obligación de protegerlo y de exigir cuentas claras sobre el manejo y alquiler del  patrimonio que se ha comprado desde  su fundación. México ha cambiado y el sindicato debe entender que tiene que abandonar sus viejas mañas, que en estos últimos meses lo han exhibido como un simple tigre de papel.

Los pávidos dirigentes deben de estar cada vez más cerca de sus agremiados y responder a sus necesidades, deben comprender que gracias a ellos es que disfrutan de las mieles del poder sindical. Deben percibir que es necesario un sindicalismo cada vez más transparente, de compromiso y de servicios que eleve la calidad laboral y de vida de los trabajadores, así como de una educación de calidad. El nuevo secretario seccional  debe entender que los tiempos de bonanza ya han quedado en el pasado, que las comidas faraónicas ya no existen, que el culto a la personalidad ya sólo es una ilusión.

El nuevo TLATOANI  del SNTE debe reconocer que efectivamente llegan a ser  gigantes de aceros fuertes y poderosos durante un lapso de tres años, pero también no deben olvidar que tienen los pies de barro y que en cualquier momento pueden caer, y si no lo creen sólo basta recordar qué le pasó a la maestra Gordillo, así que deberían de preocuparse y no olvidar que, ¡si cayo Elba Esther Gordillo,  qué se puede esperar de un simple peón secciona!

En Veracruz, los líderes sindicales del SNTE 32, por tradición se han fortalecido por la palmada del ejecutivo local; hoy esa palmada cada día está más debilitada, el jefe del ejecutivo quisiera poder resolver la debacle financiera que le han endilgado los hijos de la fidelidad.

Es cierto que  el SNTE es una representación legal y legítima para hacer valer en los hechos la salvaguarda de los derechos de los compañeros afiliados a la organización, sin embargo, durante la embestida del gobierno federal para que el SNTE aceptara a plenitud la Reforma Educativa, los líderes seccionales mostraron un sometimiento vergonzoso a sus agremiados; , los expedientes de cada uno de los secretarios sentistas,  que estaban sobre el escritorio del Secretario de Gobernación, pesaron mucho y desarticuló cualquier intento de defensa de los derechos laborales de los maestros. De esta forma, el SNTE dejó que el gobierno de Enrique Peña Nieto clavara el puñal en la espalda del magisterio nacional.

Hoy el SNTE convoca a  sus reuniones de trabajo en todo el Estado de Veracruz, se sigue valiendo de todas las formas para allegar maestros a sus concentraciones, con plena complacencia de la  SEV, las ordenes de presentación de los nuevos maestros, cualquier papel de los diferentes niveles dependientes de la subsecretaría de educación básica son entregadas por supervisores  en paso doña Juana o donde toque la dichosa junta de trabajo, total, el chiste es que se vea un montón de maestros.

Los viejos “charros” saben que se juegan su última oportunidad de conseguir impunidad, la fiesta puede terminar en cualquier momento, un paso en falso y pueden terminar en la cárcel. Por eso le apuestan a la continuidad, buscan agenciarse delegados  horizontales para que puedan  adoctrinarlos con el credo de la gratitud y de la lealtad hacia la santísima benevolencia del sagrado EQUIPO POLITICO.

No hay de otra, o la beben o la derraman, pero para la familia imperial Misanteca no pasa por su imaginación que pierdan las riendas de la Sección 32  y gane un  maestro que husmee por los sótanos  de la Sección 32, ¡menudas sorpresas se encontraría!