La confrontación del estado con el magisterio sigue escalando niveles: a la falta de cumplimiento en los pagos de diversos rubros se suma la puesta en marcha del proceso de evaluación para la permanencia prevista en la llamada reforma educativa y que ha sido uno de los aspectos más controvertidos por el movimiento magisterial.

La respuesta en esta semana de parte del magisterio independiente ha sido los bloqueos de las oficinas de tesorería del estado para exigir los pagos correspondientes ya que la federación ha realizado los depósitos correspondiente en las cuentas del estado y además se organiza un boicot a las sedes donde se tiene prevista la mencionada evaluación.