Los senadores José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa hasta ahora han logrado sortear la espesa red de intrigas tejida con el propósito de hacerlos pelear entre sí; la madurez y la experiencia política de ambos les ha permitido sortear esa estrategia de quienes buscan la tesitura de un tercero “en discordia”. De allí el mensaje conjunto que hicieron circular, siguen en la lucha por la candidatura al gobierno de Veracruz, no hay pacto sobre quién va primero y quien después, por el momento sólo hay una, la de 2016, sin esta no habrá la de 2018. Algo debemos reconocerles: su afanosa entrega para alcanzar una posición desde la cual, quien la consiga, se enfrentará al monstruo de mil cabezas que representan los retos que tendrán que empezar por resolver; quien sea el que llegue ganará la rifa del tigre.