Journal Veracruz
Por Camilo González
15 de septiembre de 2015

Dentro de la sucesión estatal ya los partidos se encuentran acomodando sus fichas para el proceso electoral que comenzó, en los hechos, con la toma de protesta del OPLE que sustituye al IEV de la maestra Carolina Viveros y que ahora preside en Veracruz, Alejandro Bonilla Bonilla, junto con los consejeros electorales Tania Celina Vázquez Muñoz, Eva Barrientos Zepeda, Juan Manuel Vázquez Barajas, Julia Hernández García, Jorge Alberto Hernández y Hernández e Iván Tenorio Hernández.

Durante un evento en el Zócalo de Veracruz, el fin de semana AMLO dejó en claro que Cuitláhuac García sería el candidato al gobierno, a quien le impuso el eufemismo de promotor de la soberanía nacional y a quien impuso democráticamente como candidato.

Sin lugar a dudas Cuitláhuac García tiene una trayectoria académica y política. Su militancia está probada aunque no es muy conocido fuera de la capital y Morena aun carece de lo que aquí en el trópico llamamos arraigo. No todo es Andrés Manuel que piensa que todo es AMLO.

La carta para el 2018 sería Rocío Nahle, la coordinadora parlamentaria en San Lázaro.

En el PAN las fracturas internas son notorias, pero eso ha mantenido en el poder al grupo de Boca del Río por lo que se espera que el candidato sea Miguel Ángel Yunes si la PGR no le finca responsabilidad, con eso de que se la pasa repartiendo órdenes de aprehensión en un país donde se castiga solamente el 2 por ciento de los delitos denunciados, que obviamente por el miedo, la sensación de inseguridad y la enorme cantidad de armas que circulan en la sociedad, muchas personas no denuncian.

En el PRI el senador Héctor Yunes es una carta fuerte. Desde su juventud ha destacado como militante además de haber sido un estudiante ejemplar. Desde joven mantuvo buenas relaciones en el altiplano, que era esencial sobre todo en aquellas las décadas de Echeverría y López Portillo.

Esta trayectoria lo ha llevado a ser diputado local, delegado y presidente del PRI además de fundador de la Alianza Generacional, que ahora se convertirá en asociación política.

Su papel dentro del partido mayoritario es importante. Su lugar en el Senado lo ha sabido explotar con resultados en su gestión. Si no fuera Gobernador, sin lugar a dudas ha desempeñado con creces su papel teniendo los pies en la tierra. Además, es una persona que reconoce e impulsa a su equipo de trabajo, lo que sin duda suma bonos a favor, como eventualmente también los puede sumar en contra.

Es un hombre honesto y directo, muy inteligente y hábil en la acción política. Es de los pocos políticos que tiene el PRI con los tamaños para gobernar, a pesar de haber sido formado en una generación que la opinión pública reconoce como corrupta, ineficiente y autoritaria.

www.journalveracruz.com