fotos-2015-09-24-Veracruz-BocadelRio-440098Israel Hernández/ Veracruz- 2015-09-2414:30:26-

Los trabajadores del Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano agremiados al Sindicato ‘José Azueta’, perderán sus privilegios y prestaciones a partir del 28 de septiembre, fecha en la que iniciará el proceso de reajuste de plantilla impulsado por el Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento.

En un documento dirigido a la secretaria general del Sindicato, Angélica Navarrete Mendoza, la Dirección de Administración y Finanzas del SAS informa que el organismo sólo cubrirá los suelos y prestaciones del contrato colectivo hasta el 30 de octubre, día en que concluirá el proceso de depuración.

Asimismo, el oficio precisa que el organismo se encuentra imposibilitado en solventar los adeudos de impuestos federales y las contribuciones al Instituto Mexicano del Seguro Social, comprar insumos básicos, pagar la energía eléctrica y afrontar el pago de pasivos registrados al cierre de los ejercicios 2013 y 2014.

“A partir del 28 de septiembre, todos los trabajadores del Sistema con base sindicalizada se encuentran adscritos a la Dirección de Administración y Finanzas, oficina que llamará, por grupo o individualmente, a comparecer a los trabajadores para resolver su situación laboral”, detalla el documento.

Actualmente el adeudo del SAS con el Sindicato oscila entre los 85 y 90 millones de pesos, monto que acumulado desde el 2014 y los 9 meses del 2015.

Para Navarrete Mendoza, los directivos de Grupo MAS buscan convencer a los obreros a firmar un nuevo contrato para que pierdan la antigüedad y las 31 prestaciones que les otorga el contrato colectivo vigente.

“Quieren quitarnos los derechos adquiridos por 30 años, nos intentan engañar con una reestructuración (…) Ellos dicen que no hay solvencia económica, pero cuando entregaron el Sistema a los empresarios ellos dijeron que trairían dinero para invertir”, expuso.

De acuerdo a la dirigente sindical, a un mes de que inició la operación del Grupo MAS, ningún directivo la ha recibido para dialogar o acordar el futuro de los mil 300 trabajadores agremiados.

En el oficio enviado a Angélica Navarrete, la Administración del SAS da a conocer que desde el 28 de septiembre estarán restringidos los accesos a las diferentes áreas, oficinas e instalaciones del organismo.

“Ellos afirman que serán respetuosos de los derechos de los trabajadores, pero esto es un engaño del alcalde Ramón Poo y de los que vienen a operar el Sistema (…) Exigimos una respuesta al gobernador Javier Duarte”, dijo.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO