Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
15 de septiembre de 2015
  • Fitch Ratings, calificaciones a modo

  • Reestructura no, Intervención Financiera, sí

¿Sabía usted que en el 2011 Veracruz tuvo una reestructura de la deuda?

Pues sí, la calificadora financiera “Fitch Ratings” así lo apunta en su comunicado sobre la calificación financiera del estado de Veracruz emitida el 11 de septiembre de 2015.

“… el Estado ha cumplido con todos los compromisos financieros establecidos en los contratos de crédito derivados de la reestructura de la deuda en 2011”.

Entonces, si ya se dio una reestructura de la deuda ¿cómo fue que la deuda se haya convertido nuevamente en una fuerte carga financiera como para que ahora se este pidiendo una nueva reestructura?.

La ineficacia manifiesta del gobierno de Javier Duarte no requiere una reestructura de la deuda, si no un rescate financiero, que implique necesariamente una intervención de la Tesorería, por parte del gobierno federal, para meter orden en las finanzas de Veracruz.

Javier Duarte de Ochoa, el gobernador de Veracruz, el lunes 14 de septiembre emitió un “mensaje” donde apunta que su administración mantiene “una política económica y financiera responsable y ordenada”.

¿Por que dice esto Javier Duarte cuando la situación económica y financiera de su gobierno se encuentra en condiciones más que deplorables?.

¿Cómo puede hablar de finanzas ordenadas, cuando apenas 4 años después pide una nueva reestructura de la deuda?.

De hecho Fitch Ratings en la calificación que emitió no dice que las cosas estén bien para el gobierno de Veracruz, aunque le dio una calificación harto favorable al gobierno del estado de Veracruz.

Vamos por partes con Fitch Ratings.

La financiera dice que modificó al alza la calificación de la calidad crediticia del estado de Veracruz a ‘BBB(mex)’, con perspectiva estable.

¿Qué significa ésta nueva calificación?.

“Las calificaciones nacionales ‘BBB’ indican que existe un riesgo moderado de incumplimiento en relación a otros emisores u obligaciones en el mismo país”.

O sea que el gobierno de Javier Duarte, con todo y esta nueva perspectiva sigue siendo un deudor peligroso de incumplimiento.

Vaya, pero algo llamativo es que Javier Duarte, o quien le hizo el “mensaje” no leyó bien el comunicado de Fitch Ratings, donde dice que se modifica al alza la calificación, mientras que el gobernador habló de que se “ratificó la calificación de la calidad crediticia de Veracruz”.

¿Qué tiene de bueno el anuncio de que el gobierno del estado de Veracruz representa un riesgo para el pago de su deuda?.

Es una mejora en la calificación, cierto, pero es una evaluación que huele a que fue hecha a modo.

¿Porqué?. Veamos algunos puntos.

Como el mismo Javier Duarte dijo, la calidad crediticia de Veracruz (que es mala) se fundamenta en el fortalecimiento de la flexibilidad financiera (las cacofonías son del texto original). La flexibilidad financiera es la capacidad de las instituciones de acudir a los mercados financieros y obtener financiamiento en buenas condiciones.

Si realmente fuera tanta la fortaleza financiera del gobierno del estado de Veracruz tuviera ya hubiera obtenido los créditos por 5 mil millones de pesos que le fueron autorizados por el Congreso de la entidad para este año, pero sólo ha logrado un préstamo por 1,338 millones de pesos del grupo Multiva, el cual además implica otras concesiones hacia este grupo financiero por parte del gobierno del estado, que no se especifican –obviamente- en el contrato bancario.

Entonces, ¿qué tan fuerte es que no ha obtenido, después de transcurridos 8 meses del año, los casi 3,600 millones de pesos de préstamos que tiene autorizados para conseguir?.

Esta es una muestra de que Fitch Ratings hizo un diagnóstico a modo para el gobierno del estado de Veracruz,

¿Otro elemento más de que Fitch Ratings hizo lo que el gobierno del estado de Veracruz le pidió?.

Pues bueno, en su reporte la calificadora habla de que la administración de Javier Duarte tuvo una “disminución significativa del pasivo no bancario”.

 La percepción por todo Veracruz es que el “pasivo no bancario” o la deuda con proveedores y prestadores de servicios, así como con los burócratas, los ayuntamientos y las instituciones a las que les debe entregar recursos, sigue siendo alta.

¿Cuáles fueron los indicadores que Fitch Ratings tuvo para decir que disminuyó la deuda no bancaria en Veracruz?.

Vaya, por lo menos de forma efectiva está el ejemplo del incumplimiento constitucional del gobierno del estado de Veracruz con la Universidad Veracruzana de la entrega de recursos, que para agosto del 2015 alcanzaba ya 2,058 millones 600 mi pesos; un crecimiento de más del 100% con respecto al rezago a finales de diciembre de 2014 cuando era de 1,008 millones de pesos.

Fitch Ratings, en esta calificación a modo para el gobierno del estado de Veracruz, también habla de que “los sistemas de control más robustos han permitido asignar ayudas y subsidios estatales más eficientes”, ¿y a quién le dieron esas ayudas y subsidios?. Los ayuntamientos de todo el estado se duelen porque las participaciones no les llegan y entre otras muchas deudas está el pago de las becas a jóvenes universitarios y a deportistas, por ejemplo.

Fitch Ratings también menciona que “el gasto operacional bajó al cierre de 2013”.

Pero bueno, si el gasto operativo del gobierno del estado disminuyó, si no hay obra pública, ¿en qué se gastó el presupuesto y la deuda adquirida?.

¿Será que Fitch Ratings ve el mismo Veracruz de maravilla, en el que nada pasa, que el gobernador Javier Duarte?

¿Ambos respirarán en el mismo aire místico, el que los terrenales no aspiramos?.

 

AMBULANCIAS PARA XALAPA. La ciudad hermana de Xalapa, Omaha (Nebraska, Estados Unidos) donará cuatro ambulancias completamente equipadas a Xalapa, las cuales tienen un valor de más de 6 millones de pesos, refirió el alcalde Américo Zúñiga Martínez, quien mencionó que las mismas se destinarán para atender emergencias médicas en las zonas más alejadas del municipio, como las Congregaciones, entre ellas El Castillo, Tronconal, 6 de Enero y Chiltoyac, quienes podrán contar con una unidad que atienda cualquier contingencia que se registre entre sus pobladores.

“Para nosotros es muy importante esta donación que realizan los habitantes de nuestra ciudad hermana y por eso queremos reconocerla, ya que nos permitirá proteger de manera más eficiente la salud y la seguridad de nuestros habitantes”, enfatizó el alcalde.