Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
25 de septiembre de 2015 
  • ¿La gran riqueza de Miguel?

  • Xalapa, buena calificación financiera

Eso de que los tres Yunes con posibilidades de ser candidatos al gobierno del estado prometan realizar acciones contra quienes han saqueado el presupuesto estatal, es interesante.

La pregunta es ¿lo cumplirán de estar en condiciones de hacerlo?

Así pues, para comenzar, los Yunes que aspiran a la gubernatura de Veracruz conocen como opera la Contraloría del Estado, ¿qué les parecería comenzar haciendo una propuesta de cómo debe funcionar para impedir la corrupción, la mentira y la simulación en la presentación de las declaraciones patrimoniales de los servidores públicos?

Porque el combate a la corrupción no puede ser nada más con ocurrencias y declaraciones estruendosas, si no que debe tener un proceso debido que incluso desaliente este tipo de actividades.

¿O el ataque a los corruptos es sólo contra aquellos que no son parte de su grupo?

Miguel Ángel Yunes Linares hizo el llamado para un frente común contra Javier Duarte y su pretensión de empeñar las participaciones del estado a favor de una empresa indeterminada, por un monto indefinido, durante un plazo no mencionado, para un proyecto desconocido, para una supuesta obra de generación de energía eléctrica de autoabasto que no existe.

Desde antes los senadores Yunes rojos, por el PRI, José Yunes y Héctor Yunes habían anunciado sus intenciones de procesar a quienes se descubra que defraudaron las finanzas del gobierno del estado.

José Yunes es enfático en acabar con la impunidad, acentúa que “quién haga mal” debe pagar las consecuencias, sin importar el rango que tenga en la administración pública o en cualquier organización social, en la iniciativa privada o como ciudadano.

Combatir la impunidad garantizaría el combate a quienes hoy saquean el erario público, pero también el evitar que esto se repita y si es una política extendida a toda la sociedad llevaría a la posibilidad de crear una convivencia en la regularidad de la ley.

Ahora Héctor Yunes hace una declaración asegurando que de ser el próximo gobernador inhabilitará a los funcionarios públicos que hayan incurrido en desvíos de recursos y empezará por investigar “a los peces grandes”, pero también a los “pececillos y demás”, para que devuelvan lo sustraído en forma indebida: “Hay que empezar por los grandotes, pero hay que entretener a algunos tantito, esos que traen escoltas, vehículos lujosos, del más alto nivel para abajo”, dijo.

Y enfatizó que “hay que dar ejemplos claros de combate a la corrupción, que le de miedo al funcionario público, que la familia le diga que no haga eso porque su destino será la cárcel y no sólo deben ir a prisión, sino devolver todo lo que se robaron e inhabilitarlos de por vida”.

Héctor Yunes retomó otro elemento que llama la atención: someter a examen antidrogas a todos los funcionarios públicos y verificar que no tengan antecedentes penales.

El tema de la corrupción es muy sentido en la sociedad actual, sobre todo por los últimos escándalos que se han dado.

El fidelato también aprovecha el punto y retoma denuncias contra Miguel ángel Yunes como la averiguación previa AP/PGR/UEIDCSPCAJ/FECCSPF/M-VII/077/2015 que investiga diversas propiedades del ahora diputado federal.

¿Miguel Ángel Yunes ha tenido un enriquecimiento ilícito?

Es un planteamiento valido y que se debe conocer la respuesta para saber a ciencia cierta si quien se propone como líder para Veracruz tiene la autoridad moral suficiente para emprender una lucha anticorrupción.

Algo es seguro, porque ya lo demostró, Miguel Ángel Yunes sabe confrontarse con sus adversarios.

Pero el tema de la corrupción es puntual ahora, porque también un grupo de diputados locales inmersos en el fidelato, acusan al presidente municipal de Boca del Río, Miguel ángel Yunes Márquez, de tener propiedades que no se justifican con sus ingresos totales, pues tiene una propiedad que le calculan un valor por 36 millones de pesos contra un ingreso global por más de 4 millones de pesos en más de 10 años de carrera política.

Son dos acusaciones de enriquecimiento inexplicable graves, que merecen aclararse, sobre todo para comenzar a tener gobernantes transparentes y honestos.

El problema es que quienes acusan no son precisamente blancas palomas.

Entonces ¿quién debería de promover esto?

La Secretaría de Hacienda acaba de anunciar que durante este año bloqueó o aseguró ya casi 2,000 millones de pesos gracias al sistema de alertas para actividades susceptibles de delito, mediante su unidad de Inteligencia Financiera; ese es un esquema que tal vez se pueda trasladar hacia la vigilancia de servidores públicos.

El informe lo presentó Alberto Elías, jefe de esa instancia, ante un grupo de senadores que estudian la modificación de la Ley Antilavado de dinero, en el cual estaba precisamente José Yunes.

La Contraloría del Estado tiene la obligación de llevar los reportes de los bienes que declaran los servidores públicos, pero nunca realiza actividad alguna para verificar las declaraciones.

¿Cómo se le puede mejorar para que haga bien su trabajo?, ¿podría copiar algo de esa inteligencia financiera?

Los terrenales esperamos que los místicos nos muestren sus verdaderas intenciones, no sólo que declaren con frases estruendosas.

 

XALAPA, BUENA CALIFICACIÓN FINANCIERA. El ayuntamiento de Xalapa al cierre de la gestión de Elizabeth Morales (hoy delegada de Profeco, ¿porque le habrán dado ese cargo si ya demostró lo ineficaz que es para la administración pública?) terminó con una calificación financiera más que deplorable.

Ahora, este 24 de septiembre la calificadora HR RATINGS le asignó al Ayuntamiento de Xalapa una calificación de HR A+ con perspectiva estable, lo que significa que el municipio ofrece seguridad para el pago oportuno de obligaciones de deuda, manteniendo bajo riesgo crediticio.

El Director Ejecutivo Sénior de Finanzas Públicas e Infraestructura de la calificadora, Ricardo Gallegos, dijo que esta calificación muestra que el de Xalapa: primero, que es un municipio transparente, capaz se someterse a una valoración por un ente externo como son las calificadoras; segundo, cuenta con solidez financiera, y tercero, en caso de que quiera acceder a los mercados financieros, podrá hacerlo a tasas de interés mucho más bajas gracias a su calidad crediticia.

Esta buena calificación es apenas para poco menos de 20 municipios de los más de 2 mil 500 que tiene México.

En el caso de la capital de Veracruz, esto habla de balances financieros muy estables; por ejemplo, para el cierre de cuenta pública de 2014 tuvo un superávit equivalente al 2.5 por ciento de los ingresos totales, superando el 1.3 por ciento alcanzado en 2013.

Asimismo, destaca la tendencia decreciente en el apalancamiento del Municipio, ya que presentan servicios de deuda francamente bajos, dado que el alcalde Américo Zúñiga Martínez decidió adelantar en 2014, la cancelación del único crédito a largo plazo, el cual había sido contratado en 2009 con Banca Mifel, por lo que solamente le resta la emisión bursátil que se realizó en administraciones anteriores.

 

AMPLIACIÓN PRESUPUESTAL EN EL IEV. El Consejo electoral recién instalado en el Instituto Electoral Veracruzano acordó pedir una ampliación presupuestal por casi 50 millones de pesos, después de que los nuevos consejeros tomaron posesión sin dinero en las arcas de la institución.

La ampliación que piden es para iniciar el proceso electoral del 2016.

Los consejeros electorales anteriores ya no están, pero el que si continúa en su puesto es el secretario ejecutivo, Víctor Hugo Moctezuma Lobato, impuesto por quien dice ser el gran operador electoral de la actual administración duartista, Gabriel Deante.

Víctor Hugo es el encargado del ejercicio del presupuesto.

Los consejeros electorales que hoy están en funciones bien podrían comenzar por pedirle cuentas de porqué se gastó el presupuesto del IEV que era para todo el año en menos de 9 meses.

Esa podría ser una buena forma de que los actuales consejeros comiencen a demostrar que no están bajo el influjo del duartismo.

La confianza se gana, la confiabilidad se construye, la certeza no deja lugar a dudas.

La inmovilidad, en su caso, también es una muestra de que todo seguirá igual de manoseado que como estuvo antes.

El tiempo apremia.