Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
23 octubre de 2015
  • Y el Congreso se niega a verificar su destino
  • Pepe Yunes: No a más deuda

Javier Duarte de Ochoa presentó su propuesta de “reestructuración” de la deuda de Veracruz, que en realidad es la adquisición de nuevos créditos por 21,700 millones de pesos.

Pero además lo hace en un panorama en el que la Legislatura del Estado se niega a revisar en que gasta su gobierno la deuda que adquiere y el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información valida esta posición rechazando los reclamos de acceso a la información (valga la redundancia) sobre el particular.

Los nuevos créditos, si por desgracia son autorizados y adquiridos, llevaran a que sea Veracruz el estado con más deuda pública con más de 66 mi millones de pesos y con pasivos a 30 años, por encima del Distrito Federal y Nuevo León, que hoy son las entidades que más deben.

El pretexto son las condiciones económicas nacionales e internacionales; la verdad es la voracidad de la administración de Javier Duarte y la ineficacia de su gobierno.

Así pues, los que se sienten los grandes místicos, los dueños del estado, cierran un circulo de protección mutua:

Duarte pide permiso para adquirir mas deuda, el Congreso del estado se prepara para autorizarlo, pero rechaza vigilar como se utilizarán esos recursos, renunciando a sus atribuciones constitucionales, y el IVAI acepta y fortalece la declaración de impotencia del Congreso, generando la impunidad a Javier Duarte para que maneje los recursos como se le de la gana y sin que nadie pueda revisar lo que hace.

LA NUEVA DEUDA. La Iniciativa que Javier Duarte envío contempla contratar financiamiento hasta por 5 mil millones de pesos, supuestamente para el pago de la deuda pública vigente, hipotecando el 25 por ciento de los ingresos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) que le corresponde a Veracruz.

El segundo paquete es para adquirir financiamiento hasta por mil 700 millones de pesos, según dice para inversión pública productiva en materia de obras, acciones sociales básicas e inversiones que beneficien directamente a la población en pobreza extrema, en localidades con alto rezago social o en zonas de atención prioritaria. Aquí la garantía de pago es el 25 por ciento del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social que corresponde al estado (FAIS/FISE).

El cargo más fuerte, por hasta 15 mil millones de pesos, que –asienta- se destinaría a obtener mejores condiciones de pago de la deuda pública, tendría como fuente de pago los ingresos provenientes del Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal (ISERTP), del cual el 23 de septiembre pasado, el Congreso aprobó incrementarlo a 3 por ciento.

NADIE VIGILA EN QUE SE GASTAN LA DEUDA. En contraparte el Congreso del estado de Veracruz, con autorización plena de su Junta de Coordinación Política, que preside Juan Nicolás Callejas Arroyo, se declaró incompetente para revisar la forma en que la administración de Javier Duarte gasta los prestamos que solicita.

Incluso esta posición fue avalada por el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información el cual resolvió en su revisión IVAI-REV/907/2015/III que “no es obligación del Sujeto Obligado (o sea la Legislatura local) realizar evaluaciones a la deuda adquirida por el Gobierno del Estado”.

Sin embargo tanto el IVAI como la Legislatura local pasaron por alto lo marcado en la Constitución de la entidad, en su articulo 33, de las atribuciones del Congreso.

De hecho este articulo fue modificado en julio de este 2015 para ampliar, precisamente la fracción XXIX referente a la facultad de poder “revisar las cuentas públicas” del gobierno del estado “con el apoyo del Órgano de Fiscalización Superior del Estado”.

A la ampliación de atribuciones de revisión de las cuentas públicas se le agregó una fracción, la XLI, donde se asienta que el Congreso tiene entre sus atribuciones: “Llevar a cabo actividades preventivas de revisión, análisis, control, evaluación y vigilancia de la correcta y oportuna aplicación de los recursos públicos durante el ejercicio presupuestal en curso de los entes fiscalizables del Estado”.

Lo pedido fue:

  • Evaluaciones realizadas por la cámara de diputados a la deuda pública, del 1 de enero al 19 de marzo de 2015
  • Monto de la deuda registrado
  • Fecha de pagos realizados, si cubrieron capital, principal o intereses
  • Diputados que validaron la información y condición en que lo hicieron

La respuesta que se obtuvo fue “que dentro de sus atribuciones no se encuentra la de realizar evaluaciones

Y el IVAI validó esta posición.

Pero en cambio la Legislatura se mostró dispuesta a proporcionar información sobre la deuda pública municipal.

Y el IVAI realizó una interpretación a modo, validando la posición, pero parcializando y recortando los mismos ordenamientos a los que aludió, como el articulo 22 de la Ley de Fiscalización Superior, que manifiesta lo que deben contener las cuentas públicas (lo cual incluye las del gobierno del estado), y el artículos 57 de los Servicios Administrativos del Congreso, en el cual se anota en fracción II que al Departamento de Deuda Pública y Programas Institucionales le corresponde (entre otras atribuciones) la de:

  1. Establecer los enlaces internos y externos con órganos del Congreso, dependencias y entidades del Ejecutivo estatal y municipales, para el flujo informativo y documental que sustente el registro de la deuda pública

El IVAI, completamente al servicio del gobierno del estado de Veracruz, no tuvo el menor empacho en desechar una obligación del Congreso del estado en su resolutivo, que firmaron todos sus consejeros, comenzando por Yolli Garcia Álvarez, la presidenta, y los comisionados José Rubén Mendoza Hernández y Fernando Aguilera de Hombre, todos con cercanía evidente a integrantes del gobierno del estado.

Con el desprestigio de Javier Duarte y su gobierno, con la impotencia manifiesta del Congreso del estado y su cabeza, Juan Nicolás Callejas, con la complicidad del IVAI, ¿Cómo piensan obtener la credibilidad y el apoyo de los terrenales?.

¿O será que no les importa?

¿Será que lo único que les interesa son los 21 mil 700 millones de pesos que quieren conseguir de más deuda?

 

PEPE YUNES: NO MÁS DEUDA. El Senador José Francisco Yunes Zorrilla se ubicó en contra de la nueva solicitud de deuda pública que presentó el gobierno de Javier Duarte, apuntalando la posición que ha tenido desde antes en ese sentido.

José Yunes ofreció apoyar la reestructura de la deuda de Veracruz, pero no a través de que se adquieran más créditos.

Igualmente se ha manifestado previamente en contra de las formas en que se maneja tanto la administración pública como el manejo financiero del gobierno del estado, así como la gran deuda que existe con proveedores locales.

 

DISPUTA EN LA SECRETARÍA DE GOBIERNO. El subsecretario de Gobierno, Genaro Mejía de la Merced, se está atribuyendo el ser quien resuelve los conflictos políticos y sociales que se presentan en Veracruz, dejando de lado al titular de la dependencia, Flavino Ríos Alvarado.

Flavino Ríos es quien se ha sentado con los diversos grupos que se han manifestado o incluso con algunos que llegaron simplemente pidiendo audiencia.

Genaro Mejía ya dejo entrever que le gustaría estar en la lista de candidatos a diputados locales el próximo año, ¿Flavino irá en el mismo sentido o estará dispuesto a quedarse en la posición hasta fin de sexenio?

 

FACEBOOK DE GÓMEZ PELEGRIN. El secretario de Finanzas del gobierno del estado, Antonio Gómez Pelegrin, abrió hace unos días una cuenta de Facebook, que en su mejor momento llegó a tener 18 “amigos”.

Después de su fracaso en las redes sociales desapareció la cuenta.

La popularidad de los funcionarios del gobierno de Javier Duarte es definitivamente muy baja.