Un poco tardía la presentación del programa estatal de derechos humanos que hace el gobernador del estado, Javier Duarte de Ocho. Apenas hace dos días se dio a conocer el informe parcial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde se cuestiona severamente la política local de esta materia, es decir, que ya los estragos causados por omisión o deliberadamente son irreversibles.

Aunque también se podría decir que más vale tarde que nunca, y siempre será positivo que se cuente con más iniciativas que contribuyan a poner en marcha medidas para mejorar la protección de los derechos humanos; lo cierto es que esta administración ya es muy breve, a Javier Duarte de Ochoa sólo le quedan unos meses para que deje el cargo, y a como van las cosas, el anuncio del citado plan estatal de derechos humanos suena más a una declaratoria para salir de paso.