La Fiscalía Especializada para la Investigación de Hechos de Corrupción (FEIHC) en el estado de Sonora, inició las audiencias para deslindar responsabilidades en las denuncias en contra de ex funcionarios de la administración estatal de Guillermo Padrés quién se ha informado habría tramitado un amparo para frenar acciones legales originadas en diversas denuncias que existen en su contra.

El extesorero Mario Cuén ha sido el primer funcionario que acude ante esta fiscalía que lo investiga por como probable responsable de vender al gobierno estatal un software especializado para el pago de nóminas a un sobreprecio de 400 millones de pesos, cuando su valor real de mercado es de 70 millones de pesos aproximadamente. Este funcionario también es involucrado en un faltante multimillonario en Salud, Isssteson, Educación, Economía, Gobierno, Seguridad Pública, Hacienda y la propia Tesorería.