Política
Por Mario Mijares
26 de octubre de 2015

Para desgracia del pueblo mexicano, la mayoría de sus gobernantes nacieron en la miseria, pero no únicamente económica sino moral, todos ellos, han caído en exceso, ahí está incluido Miguel Alemán Valdés.

1.- Roberto González Amador, reportero de La Jornada, (22/10/ 2015), entrevistó a Miguel Alemán Velasco. Las declaraciones de este singular personaje fue que; “la corrupción, es causa de la pérdida de la confianza”, y si alguien puede realmente hablar del tema sería  precisamente él, pues es retoño precisamente del hombre que en México instituyó la “corrupción política”. Tal acción es la cusa primera de las desviaciones económicas y sociales, me estoy refiriendo  a Miguel Alemán Valdés. Por tanto el hijo del mismo nombre nació, creció y ha vivido dentro de la corrupción, aplicándola en razón a su vida pública como privada. En definitiva a los hombres, y sobre todo los públicos, la historia tarde o temprano los condena o bien los absuelve. Esto es muy a pesar de que como es el caso, por medio de dinero, padre e hijo han desvirtuado el acontecer histórico, muchas ocasiones por medio de intelectuales deshonestos, quienes han escrito sobre el escenario político y social a favor de la familia Alemán.

No obstante, en el libro México: génesis de su descomposición política (Miguel Alemán Valdés 1936 a 1952), el cual es mí tesis doctoral presentada en la División de Posgrado de la FCPyS de la UNAM. La investigación tuvo una duración de más de siete años, dadas las tremendas exigencias de los siete revisores y sinodales, para sostener este trabajo de análisis. En este caso, tuve que ir a las fuentes escritas,  diarios y revistas, así como desplazarme a los lugares en dónde se dieron algunos acontecimientos, debido a que una buena cantidad de literatura, sobre todo libros, donde se tergiversan los hechos, mucho de ellos son firmados (no sé si escritos) por los mismos actores, me refiero a Miguel Alemán Valdés y Alemán Velazco. 

2.- En los hallazgos y como dato curioso, ya olvidados son: Miguel Alemán Valdés, apareció en algunas fotografías mostrando en su sonrisa, en que lucía un diente (corona) de oro, muy al estilo al que usó Andrés García, dentro del video de “Pedro Navaja”, en la canción de Rubén Blades. Sin duda, fue una moda muy generalizada, y que después yació un rubí en el diente. Tal moda años más tarde fue eliminada y hasta vista como de mal gusto, ya son muy pocas las fotografías que se pueden rescatar del presidente Alemán, sonriendo, ya que lo hacía de forma continua. Solamente los que nacimos a mediados del siglo XX, nos podemos acordar de ese tipo de lujos que se hacían en la dentadura, pues no eran tan baratos. El otro hecho olvidado fue el ego que sufría, al mandar poner su estatua en la Universidad Nacional Autónoma de México, y que fue dinamitada.

Alemán Valdés, cuando arribo al gobierno del Estado de Veracruz en 1936, estructuró sus cuadros en base a los amigos íntimos y compañeros de la universidad, y no únicamente en la administración pública, sino también en el poder judicial y legislativo. Eso lo hizo en aproximados dos años y medio que estuvo al frente del gobierno. Según el diario Eco Xalapeño del 27 de noviembre de 1936, p.1, la justificación fue qué; “había que modernizar la administración en Veracruz”, por ello, es que no convocó ningún veracruzano, quienes lo único que les quedó fue apodar a estos advenedizos como: “los polacos”, ya que todos venían del altiplano. También fueron conocidos como; “el grupo de los íntimos” quienes hicieron dinero de forma fácil pero ilícita. El desagrado de muchos xalapeños en contra de Alemán, fue aplacada por el senador Cándido Aguilar, un hombre que era respetado, y quien era padrino del gobernador.

3.- El gobierno de Alemán en Veracruz, fue el laboratorio para cuando arribo a la presidencia de México, reprodujo lo realizado en el gobierno local, al de aplicar la corrupción política,  fue la imposición de sus allegados a sabiendas de lo ambiciosos que eran casi todos, pero sobre todo él. A su arribo a la Secretaría de Gobernación con Manuel Ávila Camacho, ya poseía una gran fortuna, debido a la compra venta de terrenos en Polanco, precisamente en dónde se encuentra la Fundación Alemán,  así como en las Lomas de Chapultepec y Cuernavaca. Su fortuna la cuadruplico como presidente de México. Habrá que recordar que Alemán nació en el pueblo Popoluca de Sayula, al sureste del estado de Veracruz en 1884, una de la sierras más pobres de la región veracruzana, quizás por ello, fueron sus excesos que ya junto con los de sus amigos, fue el acabose de la corrupción económica.

4.- En realidad Alemán Velasco, se queda corto respecto a su padre en todos los sentidos, pero no debe de hablar de corrupción ya que se muerde la lengua, pues de joven le compraron dos títulos: el de licenciado en derecho de la UNAM y el título de Teniente del Colegio Militar, ambos caprichos de junior. Pero no conforme, cuando arribó al gobierno de Veracruz, hubo corrupción en distintas formas, la deuda que le dejó a los veracruzanos y que todos comentan, pero nadie hace nada por demandarlo judicialmente. La otra es que él fue quien sostuvo ante viento y marea la candidatura de Fidel Herrera Beltrán, del cual él sabía de su terrible ambición en todos los sentidos, pero era el único que podía aceptar el escamoteo de los 2 mil millones de pesos saqueados a plena luz.   

Es sin duda una descarada actitud de MAV el declarar sobre las raterías, cuando él ha sido actor de ese mismo teatro. Tal declaración hace pensar que está limpio de todo pecado, hasta resultan paradójicas tales afirmaciones, cuando se sabe que Enrique Peña Nieto está identificado como uno de los hombres más corruptos de los últimos años. Dada la frivolidad del presidente no va voltear a ver a su acusador, pues lo único que podría decirle es: ”ya chole con tus lecciones de moral”.