CCE
Laura Morales

Veracruz- 2015-10-0613:21:16-

El gobierno del estado es insensible ante la situación económica que viven los veracruzanos ya que al subir el impuesto a la nómina habrá ajustes que impactarán en los trabajadores y el consumidor final.

José Manuel Urreta Ortega, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, criticó, en su visita al Corporativo Imagen del Golfo donde se reunió con el maestro José Pablo Robles Martínez, que mientras el gobierno federal busca no aumentar los impuestos para 2016, en Veracruz pretendan lo contrario sin importar las repercusiones que representa.

“Creemos que en estos momentos tan difíciles de ajuste en el país, después de venir de sacar las reformas estructurales y de que empezamos a tener un reacomodo del nuevo México y con una visión del gobierno federal totalmente diferente no entendemos como un gobierno estatal va totalmente en contra de la tendencia del gobierno federal”.

En otros estados usan el impuesto a la nómina para crear infraestructura pero en Veracruz el fondo se utiliza para pagar deudas y objetivos ajenos a los iniciales.

Además mientras el gobierno federal busca reducir el gasto corriente, no aumentar los impuestos, incentivar el ahorro y la inversión haciendo una deducción a quienes generen empleos e inviertan en Veracruz se va a homologar del 2 al 3 por ciento el impuesto a la nómina lo que impactará los gastos operativos de las empresas, especialmente de los industriales.

“Ha funcionado para otros estados pero para hacer infraestructura, no para pagar gasto, no para pagar deuda, que es el problema que tenemos en Veracruz. Los empresarios nunca hemos estado en desacuerdo de pagar impuestos, sabemos que los impuestos se tienen que pagar, lo que nos preocupa es que como el dinero que pagamos producto del esfuerzo de los empresarios se vaya a la basura, en eso no estamos de acuerdo”.

En entrevista exclusiva con el Corporativo Imagen Urreta Ortega advirtió que habrá ajustes que repercutirán en los veracruzanos como despidos de personal, encarecimientos en los productos terminados, entre otros y será la industria la más afectada por tener a cargo a 2 mil o 3 mil trabajadores.

Aclaró que su declaración es el sentir de los 30 integrantes del Consejo Coordinador Empresarial y no ocurrencias.

“Al final de cuentas los que va a suceder es que habrá los ajustes que siempre hay y el consumidor final será el que va a pagar por eso. Sentimos que es una falta de sensibilidad el que se pretenda hacer un aumento en estos momentos y hablo por el Consejo Coordinador Empresarial no personal. Esto fue consensuado y yo me debo a los 30 organismos que represento”.

Puntualizó que lo que se necesita es ajustar el gasto corriente como lo plantea la federación en lugar de incrementar los impuestos ante un contexto adverso nacional e internacional.

LEY MORDAZA

Urreta Ortega insistió en que el Consejo Coordinador Empresarial defenderá los intereses de los afiliados descartando con ello que exista ley mordaza contra las 30 cámaras empresariales y colegios de profesionistas.

Aclaró que cada presidente de organismo puede efectuar declaraciones públicas sobre los temas que considere pertinente siempre y cuando hable a nombre del sector que representa y no del CCE.

“Aquel que me conozca bien sabrá que soy una persona de principios. Alguien me dijo que era oficioso lo cual no es cierto, creo que hay formas de decir las cosas, eso sí, con respeto. A algunos les gustan actuaciones acaloradas e impulsivas pero nosotros no vamos a caer en eso. Nosotros somos empresarios, industriales y nos manejamos de forma diferente”, señaló.

Admitió que efectuó un reglamento interno de vocería para tener orden lo que no implica restringir a las cámaras empresariales en sus propios planteamientos.

“Había alguien que salía a declarar a nombre del consejo coordinador empresarial temas que no habían sido consensuadas, entonces una de las primeras cosas que hice fue crear un reglamento de comunicación por respeto a los miembros, a los medios de comunicación y a la ciudadanía porque no podemos andar jugando y ser protagonistas”, expresó.

Puntualizó que solo el presidente del CCE puede efectuar declaraciones públicas sobre la opinión de dicho consejo lo que no significa que los organismos no efectúe sus pronunciamientos ya que tienen vida propia.

A continuación la entrevista sobre el tema del Impuesto a la Nómina:

Reportero: En Veracruz se plantea el aumento del 2 al 3 por ciento del Impuesto a la nómina, lo contrario a lo planteado por el gobierno federal. ¿Cómo repercutirá si llega a aprobarse?

– Vengo llegando como presidente y es un tema con el que me desperté al día siguiente del nombramiento. Ya lo externé sin embargo, vale la pena hacer precisiones.

El Código Fiscal faculta a los gobiernos de los estados a hacer este tipo de cambios. La homologación del 2 al tres por ciento es algo que ya está en otros estados, ha funcionado para otros estados pero para hacer infraestructura, no para pagar gasto, no para pagar deuda, que es el problema que tenemos en Veracruz.

Los empresarios nunca hemos estado en desacuerdo de pagar impuestos, sabemos que los impuestos se tienen que pagar, lo que nos preocupa es que como el dinero que pagamos producto del esfuerzo de los empresarios se vaya a la basura, en eso no estamos de acuerdo.

Creemos que en estos momentos tan difíciles de ajuste en el país, después de venir de sacar las reformas estructurales y de que empezamos a tener un reacomodo del nuevo México y con una visión del gobierno federal totalmente diferente no entendemos como un gobierno estatal va totalmente en contra de la tendencia del gobierno federal.

– Reportero: es una política distinta a la planteada por el gobierno federal.

El gobierno federal dice vamos a apretarnos el cinturón, vamos a reducir el gasto corriente, no aumento de impuestos, vamos a incentivar el ahorro y la inversión haciendo una deducción a quienes generen empleos e inviertan y de repente despiertas con una noticia de que se va a homologar del 2 al 3 por ciento lo que impacta de manera negativa los gastos operativos de las empresas, especialmente de los industriales.

Hablando de los industriales que tienen 2 mil o 3 mil empleados el impacto es demoledor y lo que sucede es que al final de cuentas los que va a suceder es que habrá los ajustes que siempre hay y el consumidor final será el que va a pagar por eso. Sentimos que es una falta de sensibilidad el que se pretenda hacer un aumento en estos momentos y hablo por el Consejo Coordinador Empresarial no personal. Esto fue consensuado y yo me debo a los 30 organismos que represento.

 AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO