En opinión de
Agustín Basilio de la Vega
28 de octubre de 2015

En Xalapa Veracruz se intentado de muchas formas promover el uso de la bicicleta pero lamentablemente se acuden a medidas inapropiadas que destacan por efímeras. ¿Recuerdan cuando una alcaldesa tuvo la ocurrencia de ofrecer clases de ciclismo urbano en el centro de Xalapa generando embotellamientos hasta en los domingos?, o,  ¿la ciclo vía que duró una semana por que se borró la pintura que la delimitaba?
Lejos de implementar políticas públicas integrales, las administraciones municipales van y vienen sin resolver el problema de la movilidad y seguridad urbana. Por ejemplo, los planes se cambian o establecen cada vez que resulta electa una autoridad para tres o cuatro años y se pierde la continuidad y oportunidad de alcanzar las metas. Unos ponen topes, otros amplían banquetas, algunos colocan huacales de madera, y no faltan quienes promueven los cambios de sentido a las calles pero todo acaba siendo ocurrencias. Recientemente hemos visto la presencia de batallones de policías viales en las entradas y salidas de las escuelas que de pronto también se desaparecen súbitamente como si se trataran de experimentos ocasionales.
Lo que no cambia y siempre está presente es la degradación de la calidad de vida y el aumento del caos vehicular: La proliferación de taxis, camiones urbanos y edificios autorizados por las autoridades locales sin cajones de estacionamientos y fuera de las normas municipales de desarrollo urbano.
Las políticas públicas más sencillas que se podrían establecer para mejorar la vialidad y seguridad de los peatones de Xalapa requieren de establecer compromisos a medio y largo plazo y que las autoridades sean profesionales. No se trata de inventar soluciones mágicas sino se usar el sentido común.
¿Cómo pensar en usar bicicletas si se corre el peligro de ser atropellado por un camión de servicio urbano que corre por las calles y avenidas compitiendo por el pasaje? La desmedida oferta de Transportes (en la mayoría de los casos camiones en mal estado y altamente contaminantes) hace que circulen con dos o tres pasajeros a velocidad inmoderada. Ningún padre de familia en su sano juicio fomentará en sus hijos el uso de bicicletas en una ciudad donde los enormes camiones de servicio urbano (vehículos de carga convertidos para pasaje) son potenciales asesinos.
Las autoridades Estatales y Municipales deben urgentemente poner atención a la regulación de estos estorbosos vehículos limitando sus dimensiones, impendo que contaminen (parecen chimeneas de carbón en muchos casos), obligándolos a circular a menos de 40km/hr. y revisando, entre otras cosas, que los choferes sean personas preparadas y profesionales.
Muchas otras acciones fundamentales que pueden realizar las autoridades para cambiar y mejorar la movilidad en la Capital de Veracuz es: Hacer que quien construya casas o edificios incluya suficientes estacionamientos, tapar los hoyos en las banquetas, reparar los baches en las calles y avenidas, colocar señalamiento vial horizontal y vertical, reparar las luminarias, que los arboles estén podados por ejemplo.
Antes de pensar en obras suntuosas como la fea serpiente del parque Juárez o los efímeros jardines colgantes y murales absurdos, se deben realizar las reparaciones a las guarniciones, de los arbotantes, de los registros de instalaciones urbanas, de drenajes que se fugan, de jardineras llenas de hierbas, los contenedores adecuados de basura, los letreros informativos, preventivos, restrictivos etc.
La suma de pequeños detalles y la los programas permanentes de mantenimiento y atención a la infraestructura es la diferencia entere vivir mejor o peor. Ojalá y estas palabras que miles de xalapeños quieren expresar no sean echadas en saco roto, es muy importante que las autoridades se bajen al nivel en que la mayoría de los xalapeños tienen que sortear los retos diarios.