Sin títuloChilpancingo, Gro. Al menos ocho policías federales y un presunto delincuente se encuentran retenidos en el poblado minero de Carrizalillo, municipio de Zumpango de Neri, a los que acusan de pertenecer al grupo Guerreros Unidos y de pretender detener al presidente del comisariado ejidal, Ricardo López García.

Desde las once de la mañana, arribaron al poblado los policías federales, a bordo de las patrullas 15121 y 17231, y según versiones del comisariado de Bienes Comunales, Ricardo López, en una de ellas viajaba Modesto Onofre Peña Celso, quien lo señaló ante los policías federales para que lo detuvieran en la entrada del pueblo.

Modesto es hermano de Onofre Peña Celso, quien fue ejecutado el pasado 22 de octubre en Iguala, junto con su padre, Antonio Peña Montiel y Justino Camargo, en la colonia Nuevo Horizonte de Iguala.

El comisariado Ejidal señaló que los policías federales lo detuvieron a la entrada del pueblo cuando se dirigía a las oficinas, y denunció que el comandante de la Policía Federal le dijo, antes de detenerlo y esposarlo, “ya estás bien cagado, estas manejando dinero del narcotráfico”.

Sin embargo, cuando los pobladores de Carrizalillo, en donde está asentada la empresa minera canadiense Gold Corp, se percataron de que fue detenido, tocaron las campanas, y la gente se concentró rodeando a los policías federales que se encontraban en la casa del comisariado, que antes dispararon al aire.

Intento de extorsión”

El comisariado señaló que la presencia de los policías federales se debió a que pretendían extorsionarlo porque maneja el dinero de los distintos apoyos que reciben los ejidatarios por concepto de la renta de sus tierras por parte de la minera Gold Corp, que explota la mina Los Filos El Bermejal.

Por esa razón, al menos 200 habitantes retuvieron desde el mediodía hasta a las tres de la tarde a los policías federales, y a las dos patrullas a las que les poncharon las llantas, debido a que los acusan de que el pasado 27 de marzo irrumpieron en el pueblo y ejecutaron a Miguela Barrios Ojeda, de 80 años; Bertha Santos Peña, de 36; Yesenia Villalva Montiel y a Fabián Adame Durán, de 26.

El comisario ejidal Ricardo López afirmó que lo acusaron de manejar dinero del narcotráfico, y que se lo llevaron a su casa, en donde rompieron vidrios, e hicieron tres disparos al aire “no niego que tengo una pistola, pero es para mi seguridad, porque hace un mes mataron a mi hijo Ricardo López Vargas, y el que lo mató es Modesto Onofre Peña”.

Y recordó que apenas el pasado 27 de marzo mataron a tres personas: Bertha Santos Peña, Miguela Barrios Rodríguez y Fabián Adame Durán. Hasta las 18 horas, los policías permanecían retenidos.

Ver esta información en:

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/10/28/retienen-pobladores-a-8-policias-federales-y-un-civil-en-guerrero-2548.html