cc3bfca23973322d840f6a70670020b2Redacción- 2015-10-0909:47:01

En lugar de matar al mensajero, enfoquémonos en el mensaje”, dijo el miércoles el Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein.

El funcionario de las Naciones Unidas se quejaba, así, de la respuesta que tiene el Estado mexicano a cada informe crítico sobre la situación que se vive en México debido a las constantes violaciones de derechos humanos contra ciudadanos, periodistas, activistas, estudiantes, organizaciones. “Si hay un punto de vista diferente sentémonos y hablemos de la esencia”, agregó.

“Todos estamos de su lado. Todos queremos ayudar a México. Ignorar lo que está sucediendo en el país no es una opción para nosotros y no debe ser una opción para los políticos que la sociedad eligió”.

Negativas del gobierno

El Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ha respondido con negativas a una gran cantidad de informes, críticas y recomendaciones internacionales y nacionales sobre la crisis de derechos humanos que sufre México al menos desde 2006, cuando Felipe Calderón declaró la guerra contra las drogas, pero que se ha intensificado con los años y los meses.

El miércoles por la noche, la Secretaría de Gobernación y la Secretaría de Relaciones Exteriores lanzaron un comunicado conjunto en el que destacaron el reconocimiento del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos al trabajo que desempeña el Gobierno mexicano para mejorar en esa área.

Sin embargo, en ese documento nunca se citaron las fuertes críticas expresadas por el funcionario de manera pública.

Civiles deberían decidir

Por su parte, la CIDH expresó su preocupación por las señales de que México no le permitirá interrogar a los soldados que estaban destacados en la zona cuando desaparecieron 43 normalistas de Ayotzinapa, y aseguró que quienes deben tomar esa decisión son “las autoridades civiles” y no las militares.

El Secretario de la Defensa Nacional de México, Salvador Cienfuegos, dijo que los soldados “no tienen por qué declarar” ante el grupo de expertos de la CIDH que investiga los hechos, porque solo responden ante “las autoridades mexicanas”.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO