El municipio de Tierra Blanca Veracruz esta viviendo una crisis de gobernabilidad que ha empezado a salirse del control del alcalde Saul Lara González y que ha puesto a la ciudad al borde de quedar sin servicios públicos, todo a raíz del despido injustificado de 80 trabajadores de base.

Pese a que el presidente municipal justifica la carencia de obra pública en la nómina de trabajadores de base, lo “poquito” que hay, lo acaparan las amistades del edil a través de la abultada nómina de confianza y de la empresa inmobiliaria y constructora casa magna SA DE CV que no sufre por falta de recursos.