En palacio de gobierno ha quedado claro que el tiempo se agota y que el candidato a gobernador no saldrá del grupo compacto identificado con la fidelidad duartista. Conocedores de los riesgos de perder la elección y sobre todo, sabiendo que esto pudiera derivar en responsabilidades  legales para servidores públicos de primer nivel, desde palacio se han dispuesto diversos mecanismos para construir un blindaje político a través de la colocación de la mayor cantidad de diputados afines al gobierno en la próxima legislatura, incluso bajo las siglas de la “oposición”

AVE, PANAL y hasta el PRD serían los partidos que estarían dispuestos a postular candidatos fieles y prósperos que tendrán la misión de cubrir la retirada de la actual administración y evitar desde el congreso cualquier tipo revisión que ponga en riesgo jurídico la tranquilidad de los que dejan los cargos el año próximo.