Los diputados priístas en el congreso del estado de Veracruz están dispuestos a ayudar al gobernador del estado a romper definitivamente la relación política con un amplio sector de la sociedad, de manera específica con el empresariado que se opone al incremento al impuesto a la nómina.

En este sector inconforme se localizan una gran cantidad de proveedores de bienes y servicios del gobierno estatal y que forman parte de esa larga fila de pacientes cobradores que vienen padeciendo los incumplimientos financieros del estado, sólo que eso parece no importar mucho, como tampoco parece importar que al aumentar los impuestos, aumente la posibilidad que el PRI entregue el poder a la oposición