Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
29 de octubre de 2015

Grave, muy grave el señalamiento del periodista Alberto Loret de Mola quien afirma, a través de un video viralizado en las redes, que Javier Duarte le compró una propiedad de 6.5 hectáreas frente al mar y “me pagó en efectivo con billetes de a mil pesos quitándole antes las fajillas bancarias para que el dinero no fuera rastreado”.

“Eso sí, me pidió que por ningún motivo le dijera nada a Fidel Herrera”, remató.

La denuncia hecha pública por el portal “Sociedad 3.0” que dirige el empresario y educador Carlos Luna, pasa acaso desapercibida ante el alud de noticias infaustas que por estos días azotan a Veracruz, pero no deja de ser menos importante de cara a las reiteradas denuncias de corrupción y lavado de dinero que rondan en el aparato de poder.

Revela el periodista Alberto Loret de Mola, de la familia del mismo apellido y avecindado en Veracruz por intereses periodísticos -fundador de “El Portal”, que después sería “Milenio, El Portal” y director transitorio del proyecto “Catedral” del empresario pozarricense Julio Domínguez- que Duarte evadió al fisco en esa operación de compra venta.

Loret de Mola abunda que un personero del gobernador de Veracruz, al que identifica como “Escalera”, le pidió –al momento de cerrar la operación- quitarles la fajilla bancaria a los billetes de a mil, pues “no quería que ese dinero fuera rastreado”.

Es una operación típica de lavado de dinero con recursos públicos.

Es una revelación que debe ser investigada por la PGR ya que podría ser la punta de la madeja de otros “negocios” que se hicieron cash al amparo del poder.

Hasta el momento han sido tres las revelaciones de Loret de Mola colocadas en las redes sociales entre sábado y lunes, en el muro de Facebook del abogado Juan José Llanes Gil del Ángel, mismas que han sido signadas por el periodista.

Inició cuando respondió a un comentario que escribió Llanes Gil en tono crítico sobre la falta de atención del mandatario para la angustiada madre que lo abordó en Orizaba, y que le reclamó la ineficacia de las policías para localizar a su hija desaparecida.

En ese primer texto, Alberto Loret de Mola se manifiesta “arrepentido de haber sostenido una amistad en el pasado con Javier Duarte de Ochoa”, a quien fustiga por su trayectoria como servidor público.

Dice ese primer mensaje:

“Tienes toda la razón Juan José. Me avergüenza haber sido en algún momento de mi vida amigo de ese engendro de la naturaleza, embutido en su chaleco antibalas, con su vocecita de quinceañera cachonda y su sonrisita de imbécil. Asesino y ladrón. De lo primero las pruebas públicas lo condenan. De lo de ladrón, me consta. Estoy dispuesto a declarar cómo me “compró” en cash terrenos junto al mar. Yo lo declaré a Hacienda. ¿Él habrá hecho lo mismo?”.

Por la trascendencia de la misiva, ésta fue reproducida fue en la “Sección Gotitas de Sociedad 3.0”, donde fue vista por millares de seguidores y replicada cientos de veces en las redes sociales.

Posteriormente Llanes emite un segundo comentario en el que abona a la credibilidad del periodista yucateco, a quien considera su amigo y hermano.

Dice Llanes: “hago míos los comentarios de Loret de Mola. El video, en todos los lugares en que se reprodujo y replicó, generó cientos de comentarios. Uno de ellos, publicado en mi muro, fue el de mi querido hermano, el periodista Alberto Loret de Mola, que Sociedad 3.0 estimó pertinente destacar como nota en su importante portal de noticias”.

En respuesta, Loret de Mola expone:

“Reitero lo dicho. Javier Duarte me compró sesenta y cinco mil metros cuadrados frente al mar. En cash, billetitos de a mil. En aquella época el dinero no era ilegal y lo deposité íntegro en HSBC institución que me solicitó copia de la operación. Yo, como dije, lo declaré a Hacienda. Recuerdo a Escalera pidiéndome quitara las fajillas de los billetes. No quería que ese dinero fuera rastreado. Lo declaro ahora por la indignación que me causa el grado de cinismo y corrupción al que ha llegado el Z1 bis”.

Aunque el comunicador omite mencionar la cantidad recibida de parte del mandatario, la fecha de la operación y la ubicación de la propiedad, un vistazo a algunas propiedades en venta frente al mar revela que la cantidad debió ser millonaria, en virtud de que se trató de 6 hectáreas y media.

Para tener una idea sobre la magnitud de la operación, pero sobre todo sobre la capacidad de disposición de dinero en efectivo del señor Duarte, aunque se desconoce la cantidad exacta, pero como ejemplo, si éste hubiera pagado 6 millones de pesos, hubieran sido 6 mil billetes de a 1,000 pesos, que tuvieron que ser contados uno por uno.

Detalles más, detalles menos han despertado pues, el interés en las redes de tal suerte que los dichos de Loret de Mola se han vuelto virales lo cual obliga a una explicación de parte del mandatario estatal, Javier Duarte tanto a la opinión pública como eventualmente a las autoridades hacendarias.

Y es que por estos días de tanto rumor y versiones encontradas, en donde de manera singular se ha desatado una guerra de grupos de poder y todo mundo asegura versiones que horas después caen por su propio peso, lo adecuado es salir al paso a las afirmaciones que después quedan como verdades absolutas.

El señor gobernador tiene la palabra.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo