buda1Por Frank Barrios Gómez

Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron. (Juan. 3.19) Siempre la divinidad se ha preocupado por dar oportunidad al hombre para enmendar sus errores. Pero el hombre permanece ocupado en sus enseres materiales, restándole importancia a las cosas del espíritu.

Grandes filósofos se han encargado de cumplir con los designios de la divinidad. Han puesto su granito de arena, para entregar una enseñanza que sirva de conducción a los buscadores de la verdad.

En varios lugares de la Tierra se han manifestado estos personajes, los cuales en su momento no fueron comprendidos, por estar adelantados a su época. Después de muertos, sus seguidores se encargaron de recopilar sus enseñanzas, y es así como nacen las distintas religiones que pululan en todo el orbe terráqueo.

Se habla de los avatares. Y no puede decirse que sólo uno de ellos es el avatar para toda la humanidad. Cada religión tiene sus propias creencias, y no podría un cristiano ir a enseñar a un hindú y viceversa.

Los avatares siempre se distinguieron por la no imposición de sus creencias. Cada uno de ellos, en base a su propio esfuerzo espiritual, alcanzaron la iluminación que sólo se otorga a los sinceros de corazón, y no a quienes lucran abusando de la buena fe de los fieles, desprestigiando el culto del cual dicen ser seguidores.

Avatar significa mensajero. Y quien lo sea, no se jacta de serlo porque eso impera una gran responsabilidad, primero ante el cosmos, y luego para los seguidores. Es una tarea que no resulta nada fácil, porque en el camino aparecerán infinidad de contratiempos, pruebas, dicen los versados en la materia, para que la persona abandone el propósito que le fue encomendado de la divinidad, para con los seres humanos.

Sidartha (Siddartha, en sánscrito), fue su nombre personal y su apellido, Gotama (Gautama, en sánscrito). Nace en la desaparecida República Sakia (el actual Nepal), siendo hijo del rey Sudodana, y de la reina Mayadevi, en el año 563 a. C. Es desconocida la fecha exacta de su nacimiento. En India se cree que nació un día de luna llena, en el mes de vaisaka, entre abril y mayo.

Como príncipe, gozó de todos los privilegios para alguien de su alcurnia, y como era la tradición de la época, a los 16 años de edad contrajo nupcias con la princesa Yosadora, con quien procreó  un hijo de nombre Rajula.

El rey Sudodana, queriendo apartarlo de la miseria humana, lo envía a enclaustrar a un castillo, en el que está alejado de todas las miserias y sufrimientos humanos. Pero cierto día en que el príncipe salió de palacio con su cochero Chana, vio cosas nunca vistas por él.

Se encontró con un hombre viejo, luego vio un enfermo, más adelante un cadáver en descomposición y lo último que llamó su atención fue un asceta (místico). Esto lo impresionó al grado que le tocó fibras íntimas de su corazón.

Chana le explicó que los humanos envejecen, enferman, mueren y sus cuerpos entran en descomposición.

El rey Sudodana, al conocer que Sidartha quería abandonar el palacio, para ayudar al prójimo, ordenó que se redoblara la vigilancia y que por ningún motivo se permitiera la salida del príncipe. Pero su camino ya estaba trazado y como suele suceder, con la ayuda divina, un día los guardias cayeron en un profundo sueño, y el príncipe abandonó el palacio, con sus lujos, esposa e hijo y se dedicó a viajar en busca de su destino.

Durante 6 años, Sidartha practicó un fuerte ascetismo, enseñado por maestros que fue encontrando a su paso, pero llegó el momento en que desfallecía por la falta de alimento, al grado que sus costillas estaban cubiertas por una piel apergaminada.

Una aldeana, al ver al joven asceta al borde de la muerte por falta de alimento y maloliente, le da a tomar unas gotas de leche y Gautama, que ya había reflexionado sobre el que a nada bueno conduce privarse del alimento, las ingiere y de inmediato recupera sus fuerzas, e inicia un nuevo camino en busca de la iluminación.

En esa búsqueda, se sienta bajo la sombra del árbol Bodhi (sabiduría), a orillas del río Neranjara y empieza a meditar, alcanzando la iluminación y convirtiéndose en Buda. Para ello debió pasar por infinidad de tentaciones, enfrentándose a sí mismo, venciendo sus vicios y hasta que salió airoso, empezó a predicar en base a su propia experiencia, como han hecho los grandes iniciados. En ese entonces contaba con 35 años de edad.

 Él mismo dijo no ser un dios, ya que todo en la vida es ilusión, y se debe buscar la perfección espiritual, porque eso es lo que permanece por toda la eternidad.

Los dioses del cielo le pidieron que lo que ya había alcanzado no se lo guardara, que lo compartiera con la humanidad y que enseñara esos conocimientos, para quienes buscan la verdad.

Es así como inicia su peregrinar, y en el parque de las gacelas, en Isipatana (actual Sarnath) se encuentra a 5 ascetas que habían compartido con él la búsqueda del conocimiento.

En un principio, los ascetas se negaban a escucharle, convencidos que el joven había claudicado en su búsqueda, por haber ingerido esas gotas de leche, pero cuando escucharon su versión del por qué había aceptado ese alimento, y ver la serenidad que mostraba e irradiaba, su proceder cambió y aceptaron escuchar el primer sermón, gracias a lo cual, cuenta la leyenda, empieza a girar la rueda de la ley, nacen las 4 verdades que caracterizan al budismo con una identidad propia, y nace la Sangha. (Primera comunidad budista)

El budismo es la comunidad más antigua de la humanidad, sólo atrás de la secta de los jainos. Durante 45 años enseñó buda su doctrina, aceptando que las mujeres participaran en forma directa en su culto. Esto fue una verdadera revolución en su época, en la que a la mujer se le mantenía marginada en casi todo lo que existía en ese entonces.

En el año 483 a. C., fallece Sidartha. Sus seguidores se encargaron de recopilar sus enseñanzas, formándose un poderoso movimiento, con bases sólidas, El budismo se encuentra entre las 5 religiones más importantes del mundo. Aunque sus seguidores dicen que no se trata de una religión, sí es un poderoso movimiento filosófico, que tiene la mayor cantidad de seguidores en Asia, y poco a poco se difunde por todo el mundo.