Claroscuros
Por José Luis Ortega Vidal
12 de octubre de 2015

 

(1)

 

Joaquín Hernández Galicia, Heriberto Kehoe Vicent, Oscar Torres Pancardo, Sergio Martínez Mendoza, Juan Nepomuceno Guerra, Samuel Terrazas, José. Sosa, son nombres que tienen algo en común: una historia que une al norte y sur de Veracruz con el estado de Tamaulipas, con Petróleos Mexicanos (PEMEX), con la segunda parte del siglo XX mexicano, con el fracaso de modelos económicos y estructuras políticas, con la pérdida de una buena parte de la riqueza nacional…

Con la delincuencia, la corrupción y la impunidad convertidos en sinónimos de poder y con el cáncer de la pobreza que padece la mayoría de los mexicanos…

Hay más nombres: Felipe Mortera Prieto, Jorge Salinas Aragón, Lázaro Cárdenas del Río, Carlos Romero Deschamps, Carlos Salinas de Gortari, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Salvador Barragán Camacho, Héctor Hernández “El Trampas”, PEMEX Petroquímica, Adolfo López Mateos, Luis Echeverría Alvarez, José López Portillo, Miguel de la Madrid Hurtado, Enrique Peña Nieto, Complejos Petroquímicos Pajaritos, Cangrejera. Morelos, Escolín, Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Fernando Gutiérrez Barrios…

Más aún: Cantarell, Poza Rica, Coatzacoalcos, Minatitlán, Ciudad Madero, Tampico, Las Vegas, la frontera México-Estados Unidos, el Cártel del Golfo, Al Capone, Juan García Abrego, Los Zetas, la historia de las drogas en México, la explotación petrolera mexicana del siglo XX y lo que va del XXI, la ciudad de México, el Congreso de la Unión…

Los nexos con la tragedia: el saqueo, el fracaso, la migración, el corporativismo, los grupos de poder, el fracking, el neoliberalismo, los cacicazgos, la locura por el dinero que era de todos y terminó arrojado por el drenaje de la historia, el atraso, la tardanza colectiva, la ignorancia, la complicidad, los periódicos comprados, los medios de comunicación cómplices, los regalos suntuosos y vergonzosos, la historia sin fin de un México socialmente suicida, la muerte…

El pasado, el presente, el futuro de los veneros del petróleo que nos regaló el diablo…

Son hombres, son siglas, son historias, son procesos, son coyunturas, son circunstancias, son estructuras, es un país: México, que intenta, hoy en día, aprovechar los recursos petroleros –y petroquímicos en particular- desperdiciados, mal manejados, robados, saqueados, tirados por la borda por más de medio siglo…

Recursos, hoy aún presentes y aprovechables pero retomados en un contexto nacional e internacional distinto y particularmente difícil, alejado del cuerno de la abundancia con la que se confundió la época de la oportunidad histórica para el desarrollo social de México que PEMEX, el STPRM, el PRI y la estructura toda del Poder Político en México confundieron con la jauja interminable, con la orgía petrolizada que se pensó eterna, con la delincuencia que devino crimen organizado y nació desde el Estado hasta convertirse -en amplias zonas del territorio nacional- en un poder paralelo al que nadie puede controlar…

(2)

El 17 de junio del 2015, en la colonia popular “Reserva Territorial Campestre” de Reynosa, Tamaulipas, el gobernador Egidio Torre Cantú cortó el listón inaugural de la pavimentación en una calle.

Aquel día, de hecho, el jefe del ejecutivo inauguró varias obras en la fronteriza ciudad que rebasa los 600 mil habitantes, colinda con el río Bravo y es vecina de Texas, en Estados Unidos.

Reynosa es la tercera ciudad fronteriza más poblada de México sólo después de Tijuana, en Baja California y Ciudad Juárez, en Chihuahua.

Reynosa es el municipio con más habitantes de Tamaulipas y también el que genera más riqueza en la entidad.

El desarrollo económico actual, en Reynosa, se explica por varios factores pero hay tres que sobresalen: su condición de ciudad petrolera, su atractivo por ser zona fronteriza y el arribo, durante los últimos años, de un importante número de empresas maquiladoras.

En Reynosa la tasa de desempleo es muy baja y su crecimiento demográfico resulta exponencial e impresionante: mientras en 1990 contaba con 293.045 habitantes, el censo del 2010 registró la cantidad de 608.891.

El periódico La Razón, publicó en su edición de ayer, domingo 11 de octubre, una nota con el título:

Narcos retan al Ejército: Sedena

Tras choques en NL y Tamaulipas, soldados decomisan armas y autos blindados

http://razon.com.mx/spip.php?article28463

La nota hace alusión a Reynosa: Detalló que los ataques fueron coordinados y en algunos casos de manera simultánea en los municipios de General Bravo, Nuevo León, y Río Bravo, Reynosa, Matamoros, Valadeces y El Berrendo, Tamaulipas. Explicó que a las 09:45 horas se dio el primer enfrentamiento en Río Bravo, entre Reynosa y Matamoros, cuando militares fueron agredidos por un grupo armado y al repeler la agresión tres delincuentes murieron.

El viernes 17 de abril del 2015, CNN México reportó:

Jornada de enfrentamientos y bloqueos deja tres muertos en Reynosa

 

La captura de integrantes de un grupo criminal provocó una reacción violenta en el municipio tamaulipeco, que activó una alerta roja

http://mexico.cnn.com/nacional/2015/04/17/el-gobierno-de-reynosa-reporta-situacion-de-riesgo-en-el-municipio

(3)

En Reynosa, como en todo Tamaulipas, se vive una guerra del Estado mexicano contra el crimen organizado pero también una guerra de cárteles entre sí: particularmente el Cártel del Golfo contra los Zetas.

Los Zetas formaron parte del Cártel del Golfo durante el liderazgo de Osiel Cárdenas Guillén –hoy preso en Estados Unidos-.

El Cártel del Golfo vive conflictos internos y también con Los Zetas, separados de sus filas tras el encarcelamiento-2003- y posterior extradición -2007- de Osiel Cárdenas Guillén a Estados Unidos.

Antes de Cárdenas Guillén, el Cártel del Golfo estuvo encabezado por Juan García Abrego, sobrino de Juan Nepomuceno Guerra, muerto de causas naturales en el 2001 y considerado por múltiples analistas e historiadores del narcotráfico como el fundador de la organización criminal en el estado de Tamaulipas pero con amplia influencia en estados vecinos como Veracruz y en Estados Unidos.

A Juan García Abrego recluido originalmente en un penal de Houston, Texas, desde 1996, lo sustituyó Salvador Gómez Herrera, asesinado en 1998.

A partir de estas caídas Osiel Cárdenas asumió el liderazgo del Cártel que sigue operando en Tamaulipas y Veracruz y que es co-protagonista de la guerra entre y contra el crimen organizado que se vive en la petrolera entidad de Tamaulipas.

En esta entidad se ubica también Ciudad Madero, la emblemática población que vio crecer, consolidarse y ser derrumbado a Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, amo y señor del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana durante más de 30 años: desde la década de los sesenta hasta 1989.

El 10 de enero de aquel año, por órdenes del entonces Presidente Carlos Salinas de Gortari y bajo la operación del ex gobernador de Veracruz y a la sazón Secretario de Gobernación, Fernando Gutiérrez Barrios, ocurrió el célebre “quinazo”.

(4)

La calle que el gobernador Egidio Torre Cantú inauguró el 17 de junio en la colonia popular “Reserva Territorial Campestre” de Reynosa, Tamaulipas, lleva el nombre de “Juan Nepomuceno Guerra”…