Astrolabio Político

Por Luis Ramírez Baqueiro

30 de octubre de 2015

 

 

Con la llegada a la dirigencia Estatal del Revolucionario Institucional del tuxpeño Alberto Silva Ramos el gobernador Javier Duarte pretende garantizar el desarrollo del proceso de sucesión para el 2016 en Veracruz.

Un proceso que estará cargado de un alto nivel de tensión, al exterior, pero que al interior de su aparato de estado se desarrolle con toda tranquilidad, orden y armonía.

Para ello, el mandatario estatal, ha pasado horas, estudiando el tablero, y seleccionando para ello a las mejores piezas de su ajedrez político.

En suma Javier Duarte ya tiene armada la jugada, y con ello, pretende garantizar la victoria electoral, para así, erigirse como el mandatario estatal más victorioso de la historia.

Sabedor que la lucha se desarrollará en dos frentes, prepara la estrategia y afina las armas.

En primera instancia, en una jugada que pareciera maestra, pero que por desgracia mostró su recia actitud y su falta de tacto político, envío Alberto Silva, a quien considera su principal aliado, a la dirigencia estatal del partido.

El ahora diputado federal por Tuxpan, fue rescatado de las infaustas mazmorras del olvido al que lo habría sumido su antecesor Fidel Herrera Beltrán.

Cuando ambos comenzaron a trabajar con el entonces senador de la República, construyeron una larga lista de sueños y objetivos, en aras de alcanzarlos, hermanaron la amistad al punto del compadrazgo, para así jurarse una alianza eterna.

Por extraño que parezca, Herrera Beltrán -ahora cónsul en Barcelona- olfateaba los alcances de Silva Ramos y sus muy altas posibilidades facultades de crecimiento político, pero como al ex gober fogozo nadie le podía refutar nada, porque el era todo y más, simplemente los aparto.

Consecuencia de ello, lo elimino de todo cargo, puesto u espacio público dentro de su administración, hasta que el humo blanco, decreto el rumbo de su compadre Javier Duarte.

Una vez ungido como gran heredero del poder mesiánico que da la gubernatura, el hoy mandatario estatal lo saco de la agonía política a la que le habían condenado, y simple y llanamente lo convirtió en alcalde, el resto de la historia, ya lo conocemos todos.

Es así como en el primero de los frentes, Silva luchará con los de afuera, a esos a los que en su discurso de toma de posesión como dirigente priista, refirió que se tendría una dirigencia dura, frontal, directa, implacable pero no con los de su partido, sino con los de afuera –refiriéndose en clara alusión al diputado panista, Miguel Ángel Yunes Linares-.

El segundo frente, sería para contener y generarle el ruido a los senadores Pepe Yunes y Héctor Yunes, quienes se encuentran mejor posicionados en la contienda por la sucesión priista, y así abrir cual ariete una tercera vía, en la que incluso si las cosas le salen, se trepe él como sucesor del propio Duarte.

Pero el tablero de ajedrez no fue montado para él, Silva Ramos lo sabe, por ello, su única función será mantenerse ahí, generando el mayor ruido posible, el mayor distractor, que le permita a la tercera vía, terminar de construir la circunstancia.

De este modo en el Veracruz que ya cambio, donde el aparato de estado ha sido experto en la construcción de circunstancias, que se cocina la gran jugada.

Un maleta con cerca de cinco mil millones de pesos afirman fuentes cercanas al gobernador Duarte, habrán de poner los adobes, ladrillos, andamios de la circunstancia, esa que se cocina desde hace algunas semanas a favor del hijo putativo de Fidel Herrera Beltrán.

Erick Lagos Hernández, se sabe y se mueve como candidato al gobierno de Veracruz.

Ellos, los hijos de la fidelidad, saben que no hay nada mejor que el poder que brinda el dinero, ese que nunca tuvieron por provenir de circunstancias difíciles, pero que una vez montados del aparto de estado, los catapulto a lugares insospechados, sin importar las formas, los nexos, los vínculos con quien se tenga que tener, con tal de asirse del poder y no soltarlo.

De este modo, el isleño, se aleja de los reflectores mediáticos, bajó casi por completo sus apariciones públicas y es más hasta lo alejan de las fotografías oficiales, con la finalidad de no hacer ruido, de no sembrarlo en el colectivo de los voraces medios de comunicación, porque lo ceban, dirían en el rancho.

Lagos Hernández aprendió mejor que nadie que el poder se ejerce, se detenta y no se comparte, se ofrece al rival en su afán de seducirlo, pero una vez que el elíxir lo embriaga, es momento para someterlo o en su caso eliminarlo.

Su salida de la Secretaría de Gobierno fue el primer paso para lo que sería el juego sucesorio, la instrucción dada por Herrera Beltrán era construirle el camino propició para que llegado el momento se diera la tan anhelada construcción de una candidatura.

Empeñados hasta la necedad los Fidelduartistas saben que con dinero y mapaches, se ganan las elecciones, para ello, han comenzado a mover los hilos de la estructura que les garantice continuar gobernando.

Duarte sabe que sacando a Ranulfo Márquez del tablero, desarticulaba la operación política del priismo ligado a un trabajo institucional, para con ello, darle luz verde a su mapache favorito, Gabriel Deantes, que está listo para encender las impresoras con las que ha posicionado a su gobernador como el más victorioso de todos los que le han antecedido en Veracruz.

Erick Lagos recorre discretamente el estado, entrega apoyos, acuerda con grupos, se escuda en su fuero, y con ello, nadie lo para.

En el Veracruz que ya cambio los escenarios se construyen, las circunstancias de igual modo, cinco mil millones de pesos, un presidente de partido a modo, aliados y ´puestos clave dentro del gobierno le siguen dando el pulso político de Veracruz.

Nadie mejor que el periodista Mussio Cárdenas lo ha descrito, la historia de Erick Lagos dice el periodista “es de miedo, marcado por los fierros del fidelismo, forjado en la tarea transar e imponer, involucrado con lo peor del priísmo y con lo más dócil de la oposición.”

Por ello, en el juego de la sucesión las piezas del ajedrez dicen mucho, la llegada a la secretaría General del PRI de Regina Vázquez lo delatan.

Erick Lagos es único. Es el alumno predilecto de Fidel Herrera. Es quien pastorea, somete, apalea y amarra a los enemigos. Es quien suplanta a Javier Duarte de Ochoa en la tarea de desgobernar. Es quien vende candidaturas. Es a quien le apuesta para ser candidato a gobernador, es el proyecto del Fidelduartismo en su máxima expresión.

 

 

Al tiempo.

 

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx