Édgar
Por Edgar Hernández*
Línea Caliente

¡Que no le digan, que no le cuenten que la Luna es de queso..!, cancionero

 22 de octubre de 2015

De pronto, cual mesías, el gobernador sale en sus acostumbrados monólogos ante una prensa enmudecida, para decir: ¡somos ricos!

A esos malvados rateros –creo que la pedrada iba para Fidel Herrera– les vamos a cubrir el 90 por ciento de la deuda pública “que nos heredaron”; a esos insidiosos que plagaron el aparato de aviadores hace 19 años –parece que se refería a Miguel Ángel Yunes Linares– los vamos a correr; a los encimosos acreedores que ¡ah, cómo joden!, les vamos a pagar.

A esos senadores, candidatos a la gubernatura que todos los días están chingue y jode con que la deuda pública alcanza los 80 mil millones de pesos “les decimos que mi gobierno no dejará deuda”; a dueños de diarios, comerciantes, prestadores de servicios también les pagaremos, ¡qué chingaos!

A la Universidad Veracruzana, al Instituto de Pensiones, a los maestros y a todos los que están ofendidos y agraviados de que hace años no se les paga… “pues también les vamos a pagar”.

¡Vaya valentía!

Seguro que el señor gobernador antes de salir a dar sus declaraciones a la prensa tomó  chocolate; seguro que es de los que creen en eso de las cuentas claras y amistades bla, bla, bla…

Total, estamos en Duartilandia.

La realidad, sin embargo, y ahí viene el jodequedito, es que ni es creíble su dicho ante el imaginario colectivo y la iniciativa privada dejó de reír a carcajadas ante lo que de verdad es muy serio y grave, que el gobernador está convencido de que dice la verdad y que cual Beto el Boticario, el “Magazo” ya nos engatusó tras descubrirle el truco.

Pero eso qué importa. El seguirá adelante “limpiando” el camino al sucesor.

Olvida, acaso de manera intencional que la Auditoría Superior de la Federación retomó el tema de la cuenta pública y que ya deslizó a un sector de la opinión pública nacional la realidad que se vive en Veracruz en materia financiera.

Dos documentos entregados a este reportero mismos que pongo a disposición de quien se muestre interesado en constatar lo serio de la denuncia de la ASF, revelan que los pendientes habrán de obligar a la autoridad federal a actuar ante el ministerio público para que deslinde responsabilidades penales.

El primero se denomina “Resultados de la Fiscalización Superior 2012 en el estado de Veracruz” en cuyas conclusiones del largo y detallado legajo da cuenta del resultado de las “30 auditorías que abarcaron el universo fiscalizable de 36 mil 153.2 millones de pesos”.

La revisión arrojó –luego de 30 revisiones– la emisión de 163 observaciones que generaron 182 acciones de las cuales 68 fueron de carácter preventivo (recomendaciones) y las restantes 144 acciones fueron “correctivas”.

Es decir, de las 30 revisiones, la ASF emitió dictamen limpio en 8 de ellas, 6 con salvedad y 16 con dictamen negativo.

Y en ese dictamen negativo, que es el quid del problema, dos mil 717,9 millones de pesos andan bailando al no alcanzar el grado de “recuperación total” y quedar en la categoría de “probables”.

De nuevo como se ha venido comentando, las secretarías de Salud, Seguro Popular incluido, la Secretaría de Seguridad Pública, la de educación y los municipios de Córdoba y Coatzacoalcos está metidas hasta el cuello al no poder comprobar los faltantes.

El segundo documento de la Auditoría Superior de la Federación corresponde a 2013.

Es también un informe del avance en la solventación de observaciones de la Cuenta Pública del año 2013, en donde el problema es más agudo ya que el rezago, por falta de comprobación o por “depositar en bancos y retirar de inmediato” alcanza la friolera de siete mil millones de pesos.

En el tema 2013, la Fiscalización de la Cuenta Pública reveló que se llevaron a cabo 45 auditorías al estado de Veracruz, 18 al gobierno del estado, 26 a sus municipios y una a la Universidad Veracruzana, que fueron practicadas por la ASF y 10 solicitadas a la entidad de Fiscalización Superior de la Legislatura Local.

Fueron 186 observaciones, que generaron 201 acciones, de las cuales 76 son recomendaciones, una promoción del Ejercicio de la Facultad de Comprobación Fiscal. Además de 14 solicitudes de aclaración, 37 promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria, 72 pliegos de observaciones y una multa.

Los resultados que arrojaron son muy claros:

Los órganos de Fiscalización Superior determinaron recuperaciones por nueve mil 248.9 millones de pesos, de los cuales dos mil 031.5 millones de pesos fueron operados y siete mil 217.4 millones de pesos se reportan como “probables”.

Los resultados para la entidad fueron: transferencia de recursos a otras cuentas bancarias por cinco mil 880 millones de pesos, que significan el 43 por ciento del monto total observado, el 30 por ciento le corresponde al FAEB, el 27 por ciento al Seguro Popular, el 14 por ciento al FAM, 11 por ciento al FISE, ocho por ciento al Fondo Regional, cinco por ciento al FASSA y cinco por ciento al FASP.

Además los recursos ejercidos en conceptos que no cumplen con los objetivos específicos de cada fondo o programa por dos mil 190 millones de pesos, que significan el 16 por ciento del monto total observado.

“El 93 por ciento corresponde al FAFEF, el cinco por ciento al FISM y el dos por ciento al FAEB. Recursos no devengados o no ejercidos por un mil 600 millones de pesos, que constituye el 12 por ciento del monto total observado.

El 64 por ciento corresponde al Seguro Popular, el 20 por ciento al FASSA y el 15 por ciento al Programa de Escuelas de Tiempo Completo y el uno por ciento al FISM. Falta de documentación comprobatoria del gasto por 736 millones de pesos, que significan el seis por ciento del monto total observado. El 67 por ciento es de los Subsidios para Centros de Educación, el 28 por ciento al Fondo Regional y el cinco por ciento al FISM”.

Hay que mencionar que hasta el mes de mayo el gobierno del Estado sólo reporto que solventó cinco mil 200 millones de pesos, por lo que de ser cierto esto, quedarían pendientes más de dos mil millones de pesos.

Así que tan solo del 2012 y el 2013 faltan por comprobar 4 mil 719.9 millones de pesos.

Muchos números, muchos datos pero una realidad, Veracruz está quebrado por más que se diga que ¡Somos ricos!

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo