Muy vistoso y costoso está resultando el despliegue de las campañas mediáticas de los gobernadores del Estado de México, Chiapas y de Puebla. La repetición de sus nombres en televisión abierta y las menciones en gacetillas disfrazada de notas informativas en medios nacionales, es parte de la promoción personal con cargo al erario local, de estos políticos que se promueven en más allá de sus entidades.

Lamentablemente para los habitantes de estas entidades las cosas no marchan muy bien como para sus gobernantes, por ejemplo: la entidad gobernada por Eruviel Ávila, aporta un millón de nuevos pobres a la estadística nacional, es además la entidad donde el feminicidio ha quedado sin control alguno; en el estado de Chiapas, gobernando por Manuel Velazco el 74.7de la población se encuentra en pobreza , la entidad aporta 9 de los 15 municipios más pobres del país y es muy destacado el uso clientelar de las necesidades de la población; Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla no logra sacar a su entidad del cuarto lugar nacional en pobreza, y prácticamente se encuentra en el mismo sitio que cuando inició su gobierno.