Apenas van unas horas de que asumió el cargo de delegado en Cuauhtémoc y Ricardo Monreal ya empezó a marcar agenda; de inicio suspendió la instalación de luminarias de alta tecnología a cargo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) debido a su tardanza y a la molestia que generan entre los vecinos de la delegación.

Al tiempo que anunciaba un recorte del 50 % de su salario también dio a conocer que fue saqueada la administración, que la recibió una delegación Cuauhtémoc en quiebra  (tiene un déficit de 152 millones sólo en aguinaldos) e incluso Ricardo Monreal abrió su oficina a los medios de comunicación para mostrar que el perredista que le antecedió en el cargo, sólo le dejo en su oficina, como parte del mobiliario, una silla de plástico, computadoras viejas e inservibles