Marco
Marco Antonio Aguirre Rodríguez
Columna Místicos y Terrenales

 

  • Duarte, endeudar más al estado

  • Quiere dinero fresco para su último año

  • Pésima administración financiera

 

Javier Duarte miente una vez más en cuestiones financieras y/o de manejo de la deuda de su gobierno.

El planteamiento que hizo el martes por la noche, incompleto, sesgado y falseado, oculta la verdadera intención de su propuesta: adquirir más deuda.

Y quiere empeñar hasta por 30 años los recursos del recién incrementado impuesto a la Nómina y los de dos fondos federales de participaciones.

Eso es lo que busca hacer: Una vez liberados ese margen de créditos bancarios piensa volver a pedir nuevos prestamos, con el pretexto de la reestructura de la deuda, aunque no los quiera para eso, si no para realizar los mismos actos de magia que ha hecho antes en los que ha desaparecido los recursos sin que se note obra alguna en el gobierno del estado.

Javier Duarte en la presentación de su propuesta ocultó información.

Para comenzar dijo que se pagaría el 90% de la deuda heredada, y de acuerdo con la Secretaría de Hacienda el monto registrado al concluir el 2009 fue de 9,331.2 millones de pesos. La deuda del gobierno del estado de Veracruz, según las propias revelaciones de Javier Duarte del 17 de agosto, es cercana a los 45 mil millones de pesos, cantidad que representa casi 5 veces más de lo que Hacienda tiene anotado a finales de 2009.

Después, con los ajustes por la bursatilización las cuentas del fin del sexenio de Fidel Herrera llegaron a más de 17 mil millones de pesos. Aún así el incremento de la deuda durante el gobierno de Javier Duarte ha sido de 2.5 veces.

Pero al parecer Duarte no se refería a ninguna de las dos cantidades, si no a un supuesto monto de 25 mil millones de pesos, de acuerdo con la iniciativa enviada al Congreso del Estado, y el 90% al que aludió son 22 mil millones de pesos.

O sea que ahora ¡Javier Duarte nos quiere hacer creer que la deuda que le dejaron fue mayor a la que él adquirió en su sexenio!.

Así pues, la idea de Javier Duarte es que se le autorice a contratar deuda por 22 mil millones de pesos, dejando como garantía de pago el impuesto a la Nómina, más los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) y el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS).

El Impuesto sobre Erogaciones por Remuneraciones al Trabajo Personal representa para el 2016 cerca de 3,500 millones de pesos.

En cambio para el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social, la proyección es que se entreguen al estado este año alrededor de 7,218 millones de pesos.

Del Fondo para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas se espera recibir 1,760 millones de pesos en este 2015.

Pero en Veracruz no debería existir deuda, si se atiende a las cuentas oficiales del gobierno del estado.

En el “2do Informe Trimestral del Gasto Público 2015” del gobierno del estado de Veracruz, se anota que se tuvieron ingresos por 53 mil 593 millones 300 mil pesos.

El monto está por encima del presupuesto de ingresos, que colocaba la cifra al primer semestre del años por debajo de los 49 mil millones; así pues se tuvo un excedente de alrededor de 4 mil millones de pesos contra lo presupuestado.

Pero este mismo Informe menciona que en el mismo lapso se tuvo un “Gasto Total devengado por el Gobierno del Estado” de acuerdo a la Clasificación Económica de 47 mil 014 millones 100 mil pesos.

Es decir entre los Ingresos reportados y los Egresados referidos, la diferencia es de 6 mil 579 millones 200 mil pesos. ¿Dónde está ese dinero?.

Los números son oficiales.

Pero también esto demuestra que las finanzas de Javier Duarte presentan un desorden total.

Ese documento también anota que al primer semestre del 2015 el pago por “Intereses, Comisiones y Otros Gastos” de la deuda fue de 1,556.9 millones de pesos, que es menos de la mitad de lo anotado como presupuesto para este año por 3,228 millones 824 mil pesos.

Ahí nada se anota de la amortización de capital de la deuda, para el cual se presupuesto éste año 1, 434 millones 516 mil pesos ¿será acaso que esa amortización la ejercerán en el segundo semestre del año? ¿o de plano no piensan aportar ni un peso a la amortización de capital?

Pero, si tuvieron un excedente financiero, que es lo que informan, ¿porqué no lo utilizaron para pagar deuda?, ¿dónde está ese dinero?.

Porque obra pública tampoco hay.

Si los diputados revisarán las cuentas públicas, como es su deber, notarían estas inconsistencias y rechazarían el nuevo intento de adquirir deuda pública que Javier Duarte lanza.

Lo que Javier Duarte quiere es dinero fresco para su último año de gobierno… y lo pretende en grandes cantidades, suficiente como para aparentar que intenta renegociar 22 mil millones de pesos de deuda.

Un buen trabajo financiero para reducir los intereses de la deuda no implicaría pedir más dinero, porque al tener una institución bancaria dispuesta a poner menores tasas de interés compraría la deuda al prestamista original con pagos electrónicos.

Pero Duarte quiere billete sobre billete.

Y nada, absolutamente nada, garantiza que se vaya a hacer una buena aplicación de los recursos, tal como ha ocurrido en los periodos anteriores.

Así pues si Juan Nicolás Callejas Arroyo, realmente tuviera la más mínima intención de la defensa de los intereses de los veracruzanos, arengaría a la bancada priista a rechazar la solicitud que busca endeudar más a Veracruz.

¿Qué van a hacer los panistas?. Probablemente simular para aprobar, sobre todo los que han demostrado ampliamente que están del lado del gobierno del estado.

¿Y los perredistas?, esos ni van a simular, esos votarán a favor en automático, al igual que lo harán los diputados del AVE, PVEM, PANAL y Cardenista.

Los que se dicen místicos del estado, encargados de vigilar el bienestar de los terrenales, harán una trapacería más.

DUARTE, YA ENCONTRÓ AVIADORES

El 21 de octubre, sobre las 10 de la mañana, Javier Duarte colocó un tuit anunciando que ya habían encontrado 124 aviadores en la SEV, que estaban ahí desde la época en que Miguel Ángel Yunes fue secretario de gobierno. ¿Qué estaban haciendo antes que no los vieron?, ¿Adolfo Mota, con todo el tiempo que estuvo en el puesto, nunca se dio cuenta?.

Si no sabe donde están los 2,173 aviadores que dijo que existen, ¿de dónde diablos sacó este número?, ¿serán tan sólo los que Xóchitl Osorio y sus allegados recordaron en el momento de los que les caen mal?.

Va a ser interesante ver como pasa el tiempo y que pasa con los aviadores, sobre todo con los del SNTE, pero más que nada los allegados a la familia Callejas. ¿Acaso les harán algo?