No pasarán muchos días para que el gobierno federal pondere la necesidad de mantener a Fidel Herrera Beltrán con un cargo diplomático en Barcelona.
Aunque sea de tercer nivel el nombramiento que el presidente Enrique Peña Nieto otorgó a Herrera Beltrán, no pasó desapercibido en los medios informativos españoles han referido que su vinculación con el crimen organizado y los escándalos de corrupción que le valieron estar entre los 10 políticos mexicanos más corruptos, de acuerdo a la lista de la revista Forbes, apenas unos lugares abajo de Elba Esther Gordillo.