El asesinato de mujeres se ha incrementado vertiginosamente en la entidad veracruzana, en menos de una semana han sido muy sonados casos de mujeres que son ejecutadas en presencia de sus hijos, lo cual reviste elevados componentes de saña y crueldad; estos hechos obligarían a las autoridades a dejar la reflexión y poner en marcha los protocolos de la figura de la alerta de género.

Pese a que desde hace semanas se viene solicitando que se pongan en práctica otras medidas para garantizar la seguridad de las mujeres, la Secretaria de Gobernación junto con el gabinete de seguridad del estado se resisten a reconocer que los agresores están encontrando un vacío que les permite actuar sin que sus delitos sean castigados, lo cual expone a que este tipo de agresiones se incrementen sin control alguno.