Después del alud de críticas con que se ha recibido por parte del sector empresarial, de académicos y por líderes de opinión pública, será hasta la primera semana de noviembre cuando el congreso del estado de Veracruz, apruebe la iniciativa gubernamental para mezclar fondos federales y estatales para el pago de deuda pública.

Como ya es costumbre en la práctica política del gobernador Javier Duarte de Ochoa, no habrá rectificación en ningún aspecto de su iniciativa, ni siquiera un signo ortográfico se le modificará, incluso habría que decir que la decisión está tomada y sólo se espera el voto mayoritario de los diputados como mero trámite.