Professor of Economics at Princeton University Paul Krugman attends The Russia Forum 2012 in Moscow February 2, 2012. Russian and international financial leaders meet at the economic and business forum from January 31 till February 4.  REUTERS/Anton Golubev  (RUSSIA - Tags: BUSINESS POLITICS) - RTR2X72N

Guadalajara, Jal. El largo proceso de reformas en México no ha logrado acelerar el crecimiento de la economía, aseguró este domingo Paul Krugman, premio Nobel de economía en 2008, quien puso en duda que los cambios estructurales promovidos por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto eleven el crecimiento del producto interno bruto a tasas de 7 por ciento, que no se han logrado en el país en las últimas cuatro décadas.

Las reformas promovidas por el actual gobierno, que incluyeron la desregulación del sector de telecomunicaciones y la apertura al capital privado de la industria energética, buscan aumentar la competencia en el mercado interno, “quizá van a hacer la diferencia ¿pero van a tener frutos?”, planteó Krugman, profesor de la Universidad de Princeton, al hablar en el foro México Cumbre de Negocios.

“Todo el mundo, no sólo México, está haciendo reformas estructruales. Nadie es bueno para predecir los frutos en el futuro de las reformas. Tengo que ser realista. Al final, la educación, incluso el capital, va a ser más importante para impulsar el crecimiento. México ha avanzado mucho en este sentido recientemente. Pero va a llevar más tiempo aumentar la tasa de crecimiento. Si están esperando ver un crecimiento de 7 por ciento por estas reformas estructurales (las aprobadas hace dos años), no es muy probable que suceda. Puede ser, pero me sorprendería”, expuso Krugman, en la última sesión de los trabajos de este domingo. El Nobel fue presentado por el empresario Miguel Alemán Velasco, presidente del comité organizador del foro.

La realización de las reformas impulsadas por el actual gobierno –que abarcaron también al sector financiero y mecanismos de competencia económica, así como en el sector educativo, entre otros– es “alentadora”, dijo Krugman. “Hemos vistos países que han fallado terriblemente, por ejemplo, hay algunos países que repiten los mismos errores. A la larga son muy favorables los cambios que ha hecho México, aunque su efecto sea lento, pero tiene mucho avance ya”, añadió.

Se habla mucho de las reformas de hace dos años, dijo Krugman durante su intervención. Pero las reformas en la economía mexicana tienen más de 30 años “como todos sabemos”, e iniciaron después de la crisis de la deuda de mediados de los años de 1980.

“El camino de la reforma en México comenzó en 1985, cuando la economía sólo exportaba petróleo y turismo. El país prácticamente no tenía exportaciones manufactureras, eran 15 por ciento del producto interno bruto (PIB) y ahora son de 40 por ciento. No era potencia manufacturera y ahora sí”-

En aquella época, mediados de los años 80 del siglo pasado, el PIB por habitante en México era equivalente a 38 por ciento del de Estados Unidos y ahora, después de tres décadas, es 32 por ciento. Con todo lo que se ha logrado, todavía no se ha visto una aceleración en el crecimiento mexicano ni en los estándares de desarrollo, apuntó.

Se  necesita mejorar la educación

“Sí hay crecimiento, sí hay estabilidad, pero no han salido las cosas como todo mundo quisiera. Qué pasa. Esa es la pregunta. Cuál será la varita mágica que hará que todo salga bien. El crecimiento toma muchos caminos diferentes. El éxito requiere más que solamente una serie de políticas. Necesita algunas cosas importantes y la primera es mejorar la educación. Hay razones para pensar que la educación mexicana ha mejorado, pero lleva tiempo. La infraestructura también es importante, pero también toma tiempo.  La seguridad es también importante. Deben intentar mejoras en todo, hacer varias cosas en varios frentes”.

Sin embargo, apuntó, México se ha movido en la dirección correcta; hoy está más estable y lejos, respecto de otras naciones, de una crisis.

En el actual entorno de inestabilidad financiera internacional, dijo, México “no está en la misma canasta” que países exportadores de materias primas, como Brasil. La nación sudamericana tiene en las materias primas 65 por ciento de sus exportaciones, mientras que tres cuartas partes de las ventas al exterior de México son de productos manufacturados.

“Los inversionistas parece que entienden la diferencia. Si tuviera que decir cómo los eventos internacionales afectan a México, el país se ve más como Canadá que como Brasil. Eso es algo bueno. No es una historia perfecta, pero nadie tiene una historia perfecta”, apuntó.

Ver esta información en:

http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2015/10/25/nobel-krugman-pone-en-duda-que-reformas-hagan-crecer-a-mexico-5229.html