Claroscuros 
Por José Luis Ortega Vidal 
14 de octubre de 2015

(1) 

César Vallejo, un poeta ineludible de origen peruano y nacionalidad mundial por el peso histórico de su lenguaje, escribió “Los Heraldos Negros”, poema fundamental en la vida de cualquiera, sinónimo de Todos… Ahí, la primera cuarteta expone: 

Hay golpes en la vida, tan fuerte… ¡Yo no sé! 
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, 
La resaca de todo lo sufrido 
Se empozara en el alma… ¡Yo no sé! 

Cuando me entero que el notable periodista veracruzano que es Aurelio Contreras –autor de la columna Rúbrica- sufrió un robo en su casa, me vienen a la mente César Vallejo y sus heraldos negros. 
¿Por qué la asociación? 
Quizá porque no creo que se haya tratado de un simple robo y recuerdo de inmediato que Aurelio es uno de los periodistas más críticos del gobierno de Javier Duarte de Ochoa, quien se refirió a este hecho como un ataque “a unos de nosotros” pero No, Aurelio no pertenece al bando del gobernador veracruzano… 
En sentido estricto Javier Duarte habita en un universo al otro extremo de donde vive el periodista agredido –uno más-… 
Aurelio es un periodista vecino de la poesía, simplemente por la continuidad de su discurso crítico, lo que le da legitimidad, al margen de que el lector esté o no de acuerdo con sus puntos de vista. 
Quizá –vuelvo al recuerdo de los heraldos negros de Vallejo- porque vinculo el discurso de Contreras con la actitud y el lenguaje periodístico de Rubén Espinosa… 
Quizá porque me queda claro que mi amado Veracruz ya no es el mismo en el que nací y he vivido siempre… Animo Aurelio: no estás solo… 

(2) 

Entre otras características, la personalidad de Alberto Silva Ramos responde al perfil del hombre vanidoso. 
Meses atrás, cuando estaba a cargo de la Coordinación de Comunicación Social del gobierno estatal, Silva subió a las redes sociales una selfie de su propio cuerpo semidesnudo. La imagen mostraba un perfil del rostro del político tuxpeño y una parte más amplia de su pecho: Narciso prisionero en el autorretrato del cisne. 
El anuncio del actual diputado federal veracruzano en el sentido de que el domingo venidero -18 de octubre- tomará protesta como dirigente estatal del PRI lo retrata una vez más como el muchacho entrón, peleonero, ambicioso, codicioso, dispuesto a todo, inclusive a la abyección, que es…además de vanidoso y lejano, muy lejano de un perfil estrictamente político; mucho menos político de altura. 
De no llegar a la dirigencia del PRI Silva habrá hecho el ridículo; de llegar será el mayor factor de confrontación del priismo veracruzano que se haya vivido durante la última época.
Frente al auto destape de Silva Ramos la respuesta de Héctor y Pepe Yunes –dos priístas clave en el proceso de sucesión estatal ya en curso, aunque oficialmente se abrirá entre diciembre del 2015 y enero/febrero del 2016- sólo fortalece la imagen que del priismo veracruzano emana en los días que corren: un partido dividido, confrontado internamente, presa de grupos de poder desesperados y nerviosos –caso Silva- y/o molestos, desconfiados, confrontados abiertamente con rivales que se han convertido en enemigos durmiendo en casa –caso de los Senadores- para desembocar la historia y sus protagonistas en una cruda realidad: el PRI camina directo a la derrota electoral del 2016 y no ante los partidos de enfrente sino ante sí mismo. 
El PRI en Veracruz luce como un paciente atropellado por un pesado auto que dice PRI y que ha llegado a urgencias donde se requiere de un médico del Distrito Federal para salvarle la vida. 
Más aún: aun cuando llegase el médico chilango y atendiera al paciente que presenta heridas graves y sin precedentes históricos, nada garantiza que salvará su vida… 

(3) 

Un ingeniero agrónomo de nombre Francisco Pérez Romero se mantuvo en “huelga de hambre” durante cinco días frente al palacio municipal de Acayucan. 
El domingo, pasado, al cumplir su quinta jornada, el hombre que reclamaba el pago de 350 mil pesos de parte del alcalde Marcos Martínez Amador -por la supuesta realización de pozos profundos a fin de buscar suministros de agua comunales- fue llevado de urgencia a un hospital debido a que su estado de salud entró en crisis. 
El lunes 12 de octubre, seguidores del llamado “señor de los pozos” anunciaron que Pérez Romero retomaría la protesta frente al palacio acayuqueño. 
No ocurrió así. Ayer, martes 13 de octubre, el ingeniero tampoco llegó a protestar. 

El reportero recibió dos datos de fuentes confiables: 

a) El verdadero responsable de los pozos en cuestión se llama Tomás Salgado Delgado y no ha dado la cara o no impulsa o comparte la protesta de Francisco Pérez Romero que sería empleado suyo. 
b) Se habría dado un diálogo entre autoridades del Ayuntamiento de Acayucan y el ingeniero agrónomo que mantuvo una “huelga de hambre” de 9 de la mañana a 10 de la noche porque cumplido ese horario levantaba sus cosas y se marchaba a dormir en casa y –quizá- a cenar y desayunar antes de volver a “protestar” al día siguiente. Durante el diálogo Francisco Pérez Romero habría expresado tener un hijo enfermo y ser esa la causa que le llevó a la búsqueda de dinero… 
¿Lo pidió? ¿Se lo dieron? 
No hay datos comprobados al respecto. 
Pérez Romero tampoco mostró documento alguno que avalara un contrato o la recepción y autorización de una factura para reclamar los 350 mil pesos que arguyó como argumento para su presunta protesta. 
Lo único concreto, específico, comprobado hasta hoy, es que ni lunes ni martes volvió a aparecer el huelguista frente al palacio de la llamada llave del sureste. 
Se detuvo, asimismo, el escándalo mediático desatado por un tema que presenta un irremediable tufo a interés político y preelectoral…por lo menos. 
Muy semejante, por cierto, a la repentina aparición de la Fundación Theurel en Coatzacoalcos, a efectos de fumigar colonias populares donde hay presencia del mosco transmisor del dengue y la chikungunya. 

(4) Resulta claro que además de la crisis padecida por los partidos políticos en Veracruz, nuestra realidad social en aras del poder también presenta síntomas severos de mediocridad…