Por Edgar Hernández*
Línea Caliente

 

¡Fidel Herrera, el “Z-1”, ya está en Barcelona!

“No iré de independiente, tampoco me descarto ya que de hecho solo estoy a la espera de los tiempos políticos”, sostiene José Francisco Yunes Zorrilla, ¡”Llámenme Pepe!”.

Y precisa:

 “El diálogo está abierto con Alberto Silva, quien si bien pertenece a una corriente dentro del PRI, con la cual no simpatizo, en nuestro partido que es muy amplio y es el más importante del país, todas las expresiones como las de Javier Duarte y Silva tienen cabida”.

El candidato a la minigubernatura es tajante cuando afirma que “la candidatura en mi favor está decidida”.

“Y platicar con Alberto Silva sobre el 2016 no es tema. No es un asunto de carácter personal. Más bien debemos escuchar todas las expresiones del PRI, las que cuentan”.

El peroteño, en charla con este reportero, primero de manera personal y luego “al aire” a través del informativo “En Contacto 96.9 FM” de la empresa radial Aván Noticias, se manifiesta abiertamente optimista del juego de poder que se vive en Veracruz.

“Hay dos posturas en donde se dibujan escenarios. En una está la del priista Javier Duarte, con la cual no comulgo, y en la otra en donde vamos de la mano en un mismo proyecto el senador Héctor Yunes y yo ante lo cual es imperativo reiterar que estamos trabajando por la de ocho años”.

¿Mantendrá la sana distancia con el gobernador Javier Duarte?

“Con el gobernador Javier Duarte tengo una relación de carácter institucional. Él es el gobernador. Pero en el tema político electoral nada tengo que hablar con él salvo lo que se traslada a la arena política y en lo personal no existe ninguna relación”.

E insiste:

“La de Javier Duarte es una corriente política que se respeta, pero no es la única. En el PRI hay gente de valía, liderazgos ejecutivos que han venido trabajando de tiempo atrás y ellos van más allá de cualquier dirigencia que arribe en estos días –la de Silva-”.

¿Pero Alberto Silva dice que lo va a buscar para dialogar?

“Y será bienvenido. Es un priista que en breve, según he leído, habrá de ocupar la dirigencia del PRI estatal. No he hablado él ni por teléfono. No sé cuándo rendirá protesta, por ello no le puedo afirmar sí iré o no a la ceremonia y del tema de la candidatura del 2016 no tengo nada que hablar con él”.

“De hecho yo estaré atento a esa fuerza política, pero más a aquella con la que he vivido y compartido en tantos años. Esa que ofrece unidad y una oferta política real ajena al oportunismo”.

¿Pero Silva quiere la presidencia del PRI para brincar a la candidatura gubernamental?

“Pues bienvenido. Que se anote. Insisto, el PRI es muy grande y tiene las puertas muy amplias y esa apertura permite el diálogo con todos, hasta con el señor Silva que en estos momentos no trae el mejor ambiente entre la clase política ni en el PRI”.

¿El Cisne no cree que necesariamente se tenga que decidir la candidatura a partir de las encuestas, usted que dice?

“Ese es su muy respetable punto de vista. El mismo que tiene el CEN del PRI para decidir las gubernaturas en este sexenio a partir de los punteros en las encuestas. Quedémonos pues, con que los veracruzanos, el partido de las mayorías, decida el método a partir de la unidad, del consenso, de la opinión mayoritaria. Que sea la voluntad de los más la que impere”.

Firme, alegre, sin asomo de coraje, pero con un profundo equilibrio en la emisión de sus respuestas el aspirante gubernamental considera que se transita en la recta final por la candidatura.

Esboza asimismo que rumbo al 21 de noviembre habrá de rendir su tercer informe como Senador de la República en donde dará cuenta al detalle a qué se destinaron los 3 mil 500 millones de pesos que trajo de la Federación a las regiones más desposeídas de Veracruz “el dinero llegó directo a las comunidades necesitadas”.

El tema Fidel Herrera

Pepe Yunes declinó opinar o censurar.

Ello a pesar de que tras la modesta designación del poderoso exgobernador como “cónsul” en Barcelona, ha tenido que pasar el trago amargo de la condena de la opinión pública estatal, nacional e internacional.

Dice la prensa española que de ser ciertas las afirmaciones de 14 testigos protegidos, las suposiciones de innumerables víctimas de secuestro y extorsión, las investigaciones a uno y otro lado del río Bravo, la calificación de la revista Forbes como una de las «10 personas más corruptas de México», o la propia convicción del pueblo veracruzano, que aún lo recuerda como «el Z-1», o protector del Cártel de los Zetas, México envía a Barcelona como cónsul a un auténtico representante de lo que hoy es su Estado.

Miembro de pura cepa del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), gobernador del estado de Veracruz entre el 2004 y el 2010, el cónsul Fidel Herrera llegará el lunes 19 de octubre a ocupar la Casa Muley Afid, el palacete que alzó Josep Puig i Cadafalch en el paseo de la Bonanova y que un cónsul muy distinto, el poeta Sealtiel Alatriste, convirtió en delegación mexicana para Catalunya y todo el norte de España.

“Hay muchos mexicanos allá, el nombramiento ha sido recibido con mucho entusiasmo”, dijo el exgobernador antes de partir a Barcelona en donde no será cónsul general, sino de carrera, así, su nombramiento no tuvo que pasar la aprobación del Senado.

Escribe la prensa española:

“Para Veracruz es bueno que Fidel Herrera esté lejos, tras el terrible daño que ha hecho al estado su gobierno y su herencia”, dice un medio veracruzano. Otro señala en su editorial: “Al exgobernador Fidel Herrera le construyeron un exilio de lujo necesario para acabar con su proclividad a internarse en asuntos de Estado”.

El propio Herrera, de 66 años, ironizó: “No lo veo como un exilio. Hoy existen Blackberry y Whatsapp, la aldea global me permite estar conectado”.

También dijo: “Yo solo quiero que le vaya bien a Veracruz”.

Fidel Herrera dejó en el gran estado del Golfo de México una deuda pública de casi 600 millones de euros -18 mil millones de pesos- y se despidió de Veracruz amparado por una agencia ilegal que trató de lavar su imagen y atacar a sus enemigos en la televisión y las redes sociales.

Pero en la memoria popular queda el rastro de sangre y el auge de los secuestros y extorsiones que perlaron su mandato, sobre todo en el puerto de igual nombre de ese estado oriental, punto estratégico en el tráfico de cocaína y drogas sintéticas a EEUU y Europa.

Cuando todo el estado de Veracruz estaba aún lleno de letreros rojos de campaña que solo decían «Fidel», se formó una especie de «consejo de gobierno o junta gerencial» de los narcotraficantes del Golfo denominado La Compañía, que llegó a dominar las rutas del trasiego de drogas a lo largo del este del país.

Al menos 14 testigos protegidos, ex colaboradores del entonces gobernador, han detallado las varias reuniones y fiestas de Fidel Herrera con capos y jefes de plaza de los narcos y han explicado cómo optó por apoyar a Los Zetas cuando, a finales del 2008, dejaron de ser el brazo armado del cártel del Golfo para convertirse en el grupo más temido del país.

La narcoguerra dentro del que era el estado modélico de México convirtió al gobernador en el Z-1, tanto en las calles veracruzanas como en las redes sociales, donde esa equiparación fue trending topic.

Tampoco resulta Fidel Herrera una oveja negra: su sucesor al timón de Veracruz, Javier Duarte, ha cuadriplicado la deuda pública y engrandecido los regueros de sangre. Bajo su mandato ha medrado el cártel ahora más poderoso, el “Jalisco Nueva Generación”, que se presentó en Veracruz como los “Matazetas, y han sido asesinados, desaparecidos o ahuyentados más periodistas que con su antecesor.

Eso dice la prensa española.

Como se observa pues, la que concluye sigue siendo como tantas otras atrás una semana caliente.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo