Mole de gente
Por Virginia DurÁn Campollo
28 de octubre de 2015

Los priistas creen que los veracruzanos, se tragan sus mentiras y están muy equivocados. Presumen que ganan las elecciones, como la pasada, pero no es triunfo sino imposición. Latrocinio. Fraude electoral. Chanchullos electoreros. El tamal, el ratón, los mapaches electorales. Viven empecinados los funcionarios públicos en tratar de hacer creer a la población sus mentiras, pero el pueblo de Veracruz ya es maduro y mucho. Perdió el PRI la elección de Peña Nieto y la reciente, fue una descarada elección de estado. Ríos de dinero del erario público, empobreciendo aún más a la población. Los hoy diputados en el Congreso Federal, gastaron fortunas para poder conseguir el fuero que saben retardará el juicio que se les llevará por riqueza inexplicable. De ahí el miedo, pánico que intensifica la campaña negra contra el espectro panista que anuncia cárcel para todos. Lo que al parecer desconocen, con la ausencia de toda capacidad y conocimiento político, es que el hartazgo ciudadano lleva a los cambios. Los priistas hicieron lo posible por fastidiar a los veracruzanos, en los sentidos económico, político y social, durante la llamada decena trágica y están tan alejados del sentir ciudadano, como el aprecio que se pudiera tener para los gobernantes recientes. La dupla ha dejado una estela de dolor, coraje, rechazo y hasta odio. Incluso se podría decir que políticamente están acabados y sólo hay que ver como recibió la prensa española a Herrera Beltrán, para medir el agua a los tamales. *** Don Beltrone, el que encabeza el PRI nacional, en Veracruz para la imposición de El Cisne negro como eventual- nunca había visto tanto cambio en un sexenio- dirigente priista. Un partido saqueado, al igual que las arcas públicas, y en franca decadencia tanto que se han llevado hasta las macetas del lugar como lo hizo Carvallo y la Morales. Pero en fin, ellos tienen un partido. Dijo el ungido “hay algunos aspirantes que sólo quieren el poder por el poder” (sic); “en Veracruz no hay veto para nadie, pero hay Beto… para todos” (re-sic) y “garantizó que el PRI ganará las elecciones del siguiente año a pesar del descontento que hay por parte de dos de los aspirantes a la gubernatura” (súper re-sic). Don Beltrones apuntó “exhortó a los priistas a conducirse con orden y con respeto por el bien de la unidad del partido, del estado y del país; es obligación de los priistas mantener el liderazgo para reducir las brechas de quienes tienen todo y de quienes carecen de todo y para tender nuevos puentes hacia una sociedad igualitaria; un partido moderno, incluyente, de vanguardia y comprometido con las causas sociales y estamos resueltos a cambiar lo que se requiere con un sentido de responsabilidad en favor de nuestra gente”, durante el show político-burlesque “en medio de una completa desorganización, acarreo y ausencias”. Pura baladrada. Ni quien les crea que desean beneficiar a un pueblo, que tiene el segundo lugar de pobreza extrema en el país; que tenemos primeros lugares en secuestros, desapariciones, comercio de la carne y gran inseguridad. Falta de empleos, óptimos servicios de salud y educación y más carencias. Lo más indignante, más que el hambre, es ser la burla del mandatario en turno, que sólo sonríe ante nuestra fatalidad. ¡A otro perro con ese hueso! En Veracruz sí hay veto, pero para el PRI que como nunca le costará no perder el estado y eso lo dicen analistas serios, locales y del centro, que no venden su pluma. *** No hubo en los planteamientos nada sustentable, dirigido a quienes les pagan: los ciudadanos. No importaron, no existían. Era el Cisne y don Beltrones las estrellas de estos estrellados priistas, que “no entienden que no entienden”. El fastidio es del pueblo todo de Veracruz, que ha caído en todo tipo de desgracia ante la mirada ausente del gobierno federal. *** Hasta algunos que hoy lo “zopilotean”, dudaban en público del carácter de José Yunes Zorrilla. Que si lo miraban tibio, que si no traía carácter ni equipo político sólido, que su institucionalidad le estorbaba, que estaba lejano. Pepe, uno de los candidatos naturales a la gubernatura, demostró con su ausencia en la imposición del Cisne negro, que tiene carácter, firmeza y congruencia. No asistió por sus convicciones. Dio públicas muestras de ser un hombre de doctrinas y un posible mandatario de valores intrínsecos. *** “Los tiempos del PRI ya han cambiado y eso de que “el que se mueve, no sale en la foto” ya es obsoleto, por lo que ahora el concepto de la disciplina es otro. Yo tengo una posición respecto del procedimiento, de la forma, de las maneras políticas, la política requiere de mayor decencia y esto me parece que no es una manera ni decente ni oportuna, ni prudente, que sí va a complicar el proceso de nominación”, aseguró al respecto el senador Héctor Yunes Landa. *** ¿Cuándo sacarán a los demás aviadores, de las otras secretarías de gobierno?, es el reclamo general. *** ¿Cuándo pagará el Cisne negro, los cientos de miles que se llevó de comunicación social del gobierno del estado– para su campaña como diputado- dejando embarcados a muchos medios locales y varios columnistas? *** El Cisne negro y la madame Gina son los paladines del PRI estatal. ¡Pa Su mecha!*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.