Místicos y Terrenales
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
20 de octubre de 2015
  • Duarte y Granier, caminos paralelos

  • Ranulfo: Dignidad politica 

El 25 de junio de 2013, antes de que se cumpliera el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, la Procuraduría General de la República detuvo al exgobernador de Tabasco, Rafael Andrés Granier Melo, por los delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita y defraudación fiscal.

Hoy Javier Duarte tiene formas de gobierno paralelas a las que tuvo Andrés Granier, ¿la similitud continuará más allá del fin del mandato del veracruzano?.

¿Podrá Javier Duarte eludir la justicia cuando deje el cargo de gobernador?

Desde hoy muchos piden que así sea, por la corrupción y el saqueo practicado en la entidad.

En ese momento se le imputaba el mal manejo de más de 989 millones de pesos que recibió su gobierno en el periodo 2010-2012, por participaciones federales para gastos de seguridad, educación, salud, programas sociales y protección civil, que presuntamente fueron desviados y triangulados por funcionarios de la Secretaría de Finanzas de Tabasco.

Javier Duarte tiene hoy más de 15 averiguaciones previas abiertas por parte de la Procuraduría General de la República por acusaciones que interpuso en contra de su gobierno la Auditoría Superior de la Federación.

La demanda firme que llevó a su detención y encarcelamiento la presentó el actual gobernador de Tabasco, Arturo Núñez, por el presunto desvío de 2 mil millones de pesos.

Acá la cifra puede ser mucho mayor.

Este es uno de los grandes temores de Javier Duarte, porque los aspirantes que realmente tienen posibilidades de llegar al gobierno del estado, Pepe Yunes y Héctor Yunes, por el PRI, y Miguel Ángel Yunes por el PAN, ya anunciaron que revisarán sus cuentas en busca del castigo a quienes han saqueado a Veracruz.

Pero además del próximo gobierno estatal algunos gobiernos municipales podrían demandar también, incluso desde antes de la salida de Javier Duarte, por el adeudo que es probable que se quede por las participaciones federales.

Andrés Granier puso a Tabasco de cabeza y en bancarrota durante su gobierno, y realizó lo mismo que hoy ha hecho Duarte con Veracruz, endeudarlo estrepitosamente y abatir la infraestrucrtura del estado.

Andrés Granier en su último año gobierno buscó con intensidad crear un “villano favorito” y uno de los gremios contra los que apuntó fue el magisterio, al igual que éste lunes 19 de octubre Javier Duarte lo hizo anunciando el cese de 2,173 aviadores de la SEP y el congelamiento de 1,585 plazas estatales que ocupan funcionarios de su gobierno, a quienes les darán jubilación anticipada, para luego congelar las plazas y que ellos puedan seguir en el gobierno del estado.

Igualmente antes dijo que harán recortes de personal entre la burocracia estatal.

Andrés Granier cuando vio que la situación se le complicaba trazó ese camino, y el 3 de mayo de 2010 anunció el despido de 3,000 burócratas.

En Veracruz existe una intensa actividad de grupos delincuenciales y esto se evidencia cada vez que aparecen cadáveres de personas asesinadas y a quienes les dejan mensajes para otros delincuentes o para las fuerzas armadas.

En Tabasco según refirió el mismo Granier, Heriberto Lazcano, El Lazca, controlaba todo el sureste mexicano en las actividades delictivas.

El 9 de noviembre de 2012, cuando ya la elección para gobernador la había ganado Arturo Nuñez, Raúl Lezama Moo, acusó a Pancho Herrera, quien era el dirigente estatal del PRI de haber dejado ese partido en la runina, de que “mochó” la dieta de los dirigentes al 50% y realizó recortes de personal y eliminó los apoyos a los sectores.

En Veracruz no hace falta llegar hasta después de la elección gubernamental, cuando el PRI pierda la gubernatura. Desde hoy ya hay retrasos en los pagos de sueldos y demás pagos al personal de ese partido, además de que el mismo suspendió acuerdos comerciales con medios de comunicación, con los cuales tiene fuertes deudas al igual que con otros proveedores.

A la anterior dirigencia estatal en lugar de recursos monetarios para subsistir le daban algunos artículos mínimos, como papel y plumas.

¿Otra similitud?

En diciembre de 2012 la crisis en los hospitales del sector salud estalló completamente, al grado de que el propio titular del ramo en Tabasco, Carlos de la Cruz, reconoció que en al menos tres hospitales de la entidad se tenía un desabasto total, al grado que se carecía de materiales de curación y medicinas, hasta elementales, lo que provocó –al menos- la muerte de un recién nacido.

Las coincidencias de un gobierno de desastre son más, como los múltiples programas de “austeridad” que ambos anunciaron y que para nada sirvieron.

En lo que sí son diferentes es que Granier tuvo, o tiene, un hijo al que le dio manos libres para deshacer lo que quisiera: Fabián Granier Calles.

En cambio Javier Duarte tiene sus allegados.

Los cercanos “hombres” de Duarte presumen sus riquezas, pero no las ventilan en los medios

Fabián Granier en cambio presumió ser un “exitoso” empresario del ramo constructor, dueño de hoteles y plazas en Cancún, Quintana Roo y militante del PRI desde 2000. Vaya, el 25 de octubre se anunció que había comprado el hotel El Pueblito, en Quintana Roo, en 50 millones de dólares.

Otro punto en el que no hay semejanza, es que Andrés Granier ocupó el quinto lugar de los 10 más corruptos de México que publicó la revista Forbes, donde Fidel Herrera aparecía en el sitio 8.

Tal vez si Forbes hace otra evaluación, Javier Duarte pueda entrar en esas nominaciones.

Así pues, con los caminos de similitud construidos, las semejanzas pueden ir hasta más allá del gobierno de cada uno.

Aunque tal vez no, porque Javier Duarte ya le anunció a sus allegados que terminado su gobierno, si queda alguien diferente a su grupo, se irá del estado.

¿Podrá Javier Duarte evadir la justicia cuando ya no sea gobernador y alguien que este dispuesto a castigar la corrupción imperante hoy en el estado ocupe esa silla?.

Falta un año, un mes y 10 días para que Javier Duarte deje de ser gobernador de Veracruz.

Los terrenales esperamos con ansías ver como actuará el próximo místico que llegue al poder.

 

RANULFO MÁRQUEZ, DIGNIDAD POLÍTICA. Ranulfo Márquez Hernández también sufrió la presión para declararse a favor de Alberto Silva como próximo dirigente del PRI y no aceptó.

“Tonicho” al negarse sabía que estaba ya fuera del circulo de Javier Duarte y en consecuencia renunció al cargo que tenía, la Secretaría de Desarrollo Social del estado.

Ranulfo Márquez tomó el camino de la prudencia antes de atrincherarse en su posición; fue conducente con su momento y congruente con su posición política.

Por lo pronto que el mismo Javier Duarte sea quien promueva la candidatura de Alberto Silva muestra varias cosas:

  1. Un desaseo institucional al interior del PRI. Javier Duarte está enviando el mensaje, sin equivocaciones, de que Silva es su candidato. La forma es fondo.
  2. La carencia de operadores políticos, para que realicen los trabajos de enlace con otros grupos y de acuerdos y alianzas. Por eso es que Duarte tiene que hacerlo, para medio tratar de “convencer” a los que no aceptan a Silva en primera instancia.
  3. La desesperación de Duarte por colocar a Alberto Silva en la contienda por la candidatura gubernamental, al involucrar a Enrique Peña en sus enjuagues queriendo aparentar que tiene el visto bueno para la imposición que prepara.

Tonicho tuvo una actitud lejos, muy lejos, de la que mostraron Carlos Brito y Gonzalo Morgado.

 

AMÉRICO ZÚÑIGA EN LA CONFERENCIA NACIONAL DE SEGURIDAD PÚBLICA MUNICIPAL. Américo Zúñiga éste lunes 19 de octubre se integró a la Mesa Directiva de la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal, en la reunión que tuvieron en Durango.

El Subsecretario de Prevención del Delito de la Secretaría de Gobernación, Arturo Escobar, tomó protesta a este grupo que encabeza el alcalde de Durango, Esteban Villegas, y que busca impulsar acciones en materia de seguridad y gestionar un incremento de los fondos que reciben los municipios del país en este rubro.