Línea Caliente 
Por Edgar Hernández*
14 de octubre de 2015 

¡Se allana el camino al PRI!

 

Ante la embestida del PAN de buscar alianzas y coaliciones a como dé lugar mandando al carajo ideologías, estructuras políticas y vocación histórica, el Partido de la Revolución Democrática en Veracruz entra en la definición política de cara a la sucesión gubernamental.

Acaso por ello tanto desde el centro como quienes manejan en realidad este partido de izquierda en Veracruz, han determinado transitar por el camino del equilibrio.

Ello de tal suerte que en las próximas horas el PRD habrá de dar a conocer que participará en abierto en la gubernamental de 2016, pero con candidato propio.

Un robusto aspirante, aun “tapado”, sabe que en el río revuelto algo podría suceder y que con un PRI dividido y un PAN al que no le dan las cifras, pudiera ir de la mano de Morena o una coalición minoritaria y arrebatar la plaza.

Así, con un candidato perredista en la calle haciendo proselitismo el mismo PRD habrá de manifestarse en favor de una alianza con otros partidos políticos que lo vean como opción viable donde la pelea se está dando cuerpo a cuerpo.

El “gordo” Valencia, perdón el “tapado”, quien se conserva como fuerte activo dentro del PRD en Veracruz, en donde es bien visto por sus líderes, tal como adelantaba ayer es este espacio, encabezaría la cruzada de la izquierda para ir por la gubernamental y meterle ruido al proceso.

“No habrá alianza PRD-PAN” ha dicho en corto la cúpula perredista cierta de que ello es mejor que engordarle el caldo a la derecha.

 Y acaso en el vuelco le cuaje la jugada al propio PRI que anda tras una elección de tercios en donde se pueda apoyar de partidos menores (el de Tress y el de Dante), el PAN se quede en solitario, al igual que Morena y que el PRD pulverice.

Esa ha sido una forma de ganar elecciones en el pasado reciente.

Así pues, no hay sorpresa.

La que se viene será una elección muy cerrada en donde la oposición observa la división del PRI que no acierta en la unidad y tampoco conciliar con los aspirantes, menos con una dirigencia que está resquebrajada.

Al PRI conviene la unidad, ya que de otra suerte pondrá la moneda en el aire y sea Pepe o Héctor Yunes, no la traen nada fácil particularmente porque el tiempo ya se les vino encima.

Y es que el conflicto interno por el que atraviesan los tiene sensiblemente divididos.

La presunta imposición del “Cisne” los ha puesto de cabeza y la propia estructura tricolor se ha cimbrado y está al borde del colapso. Estamos a semanas del “destape” y todo está hecho girones y habrá que tener presente que una federal o una parcial no es igual a una elección sexenal en donde se juega el todo por el todo.

Miguel Angel Yunes Linares sólo observa y apunta. En realidad es el enemigo a vencer.

Así pues, no olvide el nombre de Francisco Valencia Ríos, ¡Paco pa´los cuates!, quien es ingeniero…pero de la política.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo