Una especie de broma macabra es la recomendación de Carlos Ramírez Fuentes, presidente de la Comisión Nacional del Ahorro para el Retiro (Consar) que ha calculado que un trabajador debe ahorrar un promedio de 100 pesos diarios durante por lo menos 18 años continuos para conformar un fondo de retiro de 1 millón 157 mil 166 pesos, lo que le significaría alcanzar una “pensión cómoda”.

Lo que no considera la CONSAR es que el ahorro no es sólo un asunto de orden cultural, sino además de condiciones reales de la economía de cada trabajador; por ejemplo del número de dependientes económicos, o de la cantidad de recursos destinados a la atención de la salud propia y de una familia promedio. Por supuesto depende de que los empleos disponibles sean formales y estables y sobre todo que el salario mínimo sea suficiente para adquirir la canasta básica.