Mutatis Mutandis 
Por Rafael Arias Hernández
05 de septiembre de 2015

Faltan 417 días, casi 13 meses, más impuestos arbitrarios, deuda pública y privatizaciones injustas.

Realidad rebasa incapacidades. La sucesión en Veracruz se complica. Preocupantes condiciones económicas y financieras, de inseguridad, hambre y pobreza, siguen deteriorándose, acentuadas por crisis nacional e internacional que ya se padecen.

Activas e influyentes tanto la inconformidad, movilidad y expresión ciudadana y social; como la de organismos y organizaciones civiles internacionales, que insisten en denunciar el fallido intento de combate a delincuencia y corrupción que crecen; y la continuidad de complicidad e impunidad, que las favorecen.

Circo preelectoral y presión mediática contribuyen: más escándalo, distracción y desorientación.

TIEMPOS DEPREGUNTAR Y DENUNCIAR

Secreto a voces, inocultables y costosas ineficiencias gubernamentales. Aumentan limitaciones y sacrificios de las y los veracruzanos. Ineptos y corruptos complican y debilitan administración y finanzas públicas locales. En consecuencia, se pierden recursos y oportunidades. ¿Qué hacer?

Como dice nuestro simbólico indio inteligente.” Sus mercedes no se vayan a ofender. Ustedes han de disculpar, pero es necesario preguntar”.

¿Renunciar? Pregunta obligada a quienes hasta hoy, a cargo del gobierno, ya son presuntos responsables. ¿Denunciar? Recurso y derecho de la población en general, que de muchas formas paga las consecuencias, empezando por los convertidos en víctimas y sacrificados reales.

Acción de preguntar que, por gobernabilidad y forma de hacer política dominantes, se debe extender al centro del país, en donde se toman las decisiones, de ratificación y apoyo, o de destitución y reemplazo, parcial o total, en los gobiernos locales desquiciados, quebrados o fuera de control.

De ahí que, ¿el gobierno federal, debe dejar que se hunda más Veracruz? ¿Es el momento de imponer comisionados? ¿O dejará a la autoridad local, que continúe sola y por su cuenta, profundizando daños, hasta que sean irreparables?

Pregunta obligada, ya que evaluación de resultados aparte, hasta hoy, en el país, ya caracteriza al estilo de gobernar en turno: nombrar, acordar o imponer comisionados federales, a gobiernos locales en problemas.

Empezando por asumir el control de importantes áreas de los gobiernos estatales y municipales; o hasta, facilitar la sustitución del gobernador.

DI TU PRIMERO

Así que, por un lado, para empezar, ante el clamor generalizado de solicitar rescate, ayuda o apoyo, hay que preguntar a quienes gobiernan. ¿Renunciar, aguantar o pedir refuerzos y comisionados?

Pero como no se gobierna, ni hace y deshace solo, hay que tener presente la lista de subordinados y colaboradores, también de sobra responsables y culpables. Entre ellos, en especial los costosos simuladores fiscalizadores que, ante la contundente evidencia de crisis financiera y de administración, siguen negando lo evidente, en la comodidad del presupuesto y los negocios. Y, desde luego, los legisladores locales que, salvo excepciones, sólo se destacan por aprobar dócil y servilmente, complicidades y excentricidades, ocurrencias e intrascendencias; y que, irresponsablemente, contribuyen a la falta de equilibrio de poderes y debilitamiento del gobierno.

Así que, preguntemos a unos y otros. A todos. ¿Renunciar, aguantar o apoyar pedir refuerzos?

LA CLAVE

Cierto que todas las renuncias, pueden ser opciones reales o meras suposiciones, sustentadas o exageradas con fines mediáticos, de entretenimiento y manipulación.

Pero la clave para Veracruz real y evidente, es un necesario y sustancial rescate, principalmente financiero. Urge muchísimo dinero.

El pésimo, ineficiente y hasta delictivo manejo ha llegado a extremos insostenibles, a todos se debe y todo desaparece. Parcial o totalmente, por obligadas “mochadas” o desapariciones presupuestales forzadas.

Responsables y culpables, quieren más. No tienen llenadera; y buscan también, continuidad de la impunidad.

Más allá de expectativas justificadas, sobre renuncias o separaciones, la clave está en quién debe manejar los recursos extraordinarios, obtenidos por rescate o apoyo; por arbitrario aumento de impuestos; o por injustificado endeudamiento público o privatizaciones.

 Esto es, ¿hay control y garantías de que verdaderamente se destinen a la urgente atención de necesidades y rezagos de los veracruzanos? ¿O serán para compromisos personales y familiares, de socios y cómplices? ¿Servirán al hampa electoral, que es capaz de obtener votos y actas, acuerdos y sentencias para acreditar increíbles e inaceptables triunfos electorales? ¿O habrá comisionado federal encargado?

Preguntar, transparentar y reclamar, ¿NO más importantes recursos y apoyos, a los mismos?

Veracruz. Su situación no puede estar tan mal, que no pueda empeorar.

Contacto:
Académico.IIESESUV.

@RafaelAriasH

Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez.