Fidel

 

Sociedad 3.0

En fragmentos que va soltando para armar una historia de excesos de dinero malhabido y poder destinado a la autosatisfacción, Alberto Loret de Mola hace la cuarta entrega informativa de una operación comercial cerrada con el hoy gobernador Javier Duarte de Ochoa cuando era subsecretario.

En ella revela que, al venderle una propiedad frente al mar al cordobés, éste le pidió: “no le digas a Fidel”.

Pero ahora las cosas toman un giro inesperado. El ex director de Milenio El Portal anuncia que continuará haciendo revelaciones sobre esta y otras grandes operaciones financieras del señor Duarte, mientras el mandatario no reciba a la madre que, en Orizaba, le suplicó ayuda para localizar a su hija y le ayude dignamente a recuperarla. “Ese es mi precio”, dice.

Por otro lado, sobre el terreno vendido, informa que en un alarde de poder y disposición de recursos públicos para su comodidad personal, el señor Duarte pavimentó un camino de 6 kilómetros en la zona, mandó hacer una calle de concreto, dotó a la propiedad con luz eléctrica y mandó edificar una barda de cuatro metros de alto, cuyo costo equivale al de una casa grande.

Cuando Duarte era subsecretario, se manejaban muchos billetes de mil, apostilla.

He aquí el texto completo, publicado en su muro y repostado por su destinatario en el propio:

“Estimado amigo: veo que el portal Sociedad 3.0 ha reproducido nuestro diálogo epistolar. Con especial agudeza explican que si hubiera yo vendido en seis millones, hubieran sido 6 mil billetes.

Y sí, el enganche fue de seis y pico. Luego vinieron otros pagos mayores y todo igual, cash.

Cuando Duarte era subsecretario, se manejaban muchos billetes de mil.

Al terreno en la costa lo dotó el Z1 bis de luz eléctrica y pavimentó un camino de seis kilómetros para accesar a la zona. Ya el perímetro cuenta con calle de concreto. La barda de cuatro metros de alto vale lo de una casa grande.

Una cosa, sí me suplicó: no le digas a Fidel.

Y no lo hice… Hasta hoy.

Por cierto. Voy a seguir revelando datos de esa y otras operaciones hasta que reciba a la señora de Orizaba dignamente y le ayude a recuperar a su hija. Ese es mi precio.”

Foto cortesía de:

https://efacico.files.wordpress.com/2014/11/fidel_y_duarte.jpg?w=918&h=574

PROMOCIONAL IMPORTANTE: 

Curso Redacción