Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
17 de noviembre de 2015

¿Veracruz ya cambio o ya quebró?

Cuando José López Portillo, al arranque de su gobierno pidió perdón a los pobres por el abandono, jamás imaginamos que a la vuelta de su mandato nos heredaría no sólo 12 millones más de pobres, sino una deuda de 170 mil millones de pesos que 33 años después seguimos pagando.

De igual forma cuando se fue el gobernador Fidel Herrera Beltrán en el 2010, jamás pensamos los casi ocho millones de veracruzanos que la deuda pública no iría más allá de los 20 mil millones de pesos.

Pero… ¡oh, desgracia!

Cien mil millones de pesos tendremos que pagar de aquí al 2045, algo así como 139 mil pesos por piocha, amén de 500 mil veracruzanos más en pobreza extrema.

“En 5 años que llevo al frente del poder ejecutivo del estado no he solicitado un solo peso más de deuda”, afirmó el ciudadano gobernador Javier Duarte en la parte medular de su V Informe de Gobierno.

Los hechos, sin embargo, hablan de otra cosa.

El pasado 14 de junio se informó a la opinión pública por segunda ocasión que la deuda pública había transitado de 20 mil millones de pesos a 47 mil 760 millones

Sin embargo el Congreso del Estado hace un par de semanas dio luz verde para la contratación de deuda por casi 37 mil millones de pesos, quesque para “reestructurar” la deuda.

Pero replanteemos:

Si el endeudamiento de Veracruz llamó la atención en el gobierno de Fidel Herrera, al pasar de 3 mil 500 millones de pesos (que dejó Miguel Alemán en 2004) a 20 mil millones en 2010, las alertas se encendieron en los cinco años de Duarte, cuya deuda heredada alcanza los 100 mil millones de pesos.

Es decir, a los 44 mil 760 millones de pesos, reconocidos en diciembre 2014, este año se agregaron mil 338 millones contratados en febrero y una autorización de endeudamiento hasta por 36 mil 950 millones de pesos otorgada hace menos de un mes.

Pero además a esa deuda reconocida se indexan otros 30 mil millones de pesos por pasivos, la bursatilización, los créditos en garantía de pago y las deudas a proveedores.

Es por ello que la iniciativa privada, empresarios, comerciantes y prestadores de servicios decidieron este martes no acudir a la glosa de las finanzas públicas en el Congreso del estado, de parte del titular de Sefiplan, Antonio Gómez Pelegrín.

En síntesis, con los 30 mil millones arriba citados, la deuda llega a casi 97 mil millones de pesos, cifra equivalente los 98 mil 534 millones de pesos presupuestados para 2016 y de los cuales Veracruz sólo generará 9 mil 113 millones.

Acaso por ello la responsabilidad de Duarte en el deterioro de las finanzas va más allá de su función como gobernador, advierte el coordinador del Observatorio de las Finanzas Públicas de la UV, Hilario Barcelata.

“Él es el responsable de todas las operaciones crediticias que contrató Fidel Herrera, él era subsecretario y, luego, lo ascienden a secretario, y él opera toda esa deuda. Hay quienes dicen que él es el que le sugiere a Fidel Herrera iniciar el proceso de bursatilización, por ello sí hay una responsabilidad de él como partícipe del gobierno anterior”, declara.

Ello en el gobierno de Fidel, al que debe sumarse el propio en donde la cascada de deuda queda inscrita como se reseña líneas arriba.

En cinco años de gobierno, Duarte ha tenido seis secretarios de Finanzas y tres encargados de la Contraloría. De los nueve funcionarios encargados de los recursos del estado, dos de ellos, Salvador Manzur (Finanzas, de marzo 2013 a mayo 2013) e Iván López Fernández (en Contraloría de diciembre 2010 a marzo 2013), fueron acusados de desviar recursos: el primero, de la Cruzada contra el Hambre a campañas políticas, y el segundo, recursos de la Federación y no reportar el destino de los mismos.

¿Veracruz ya cambio?

Por supuesto que sí. Es otra nuestra tierra ya de por sí yerma. Es otro nuestro compromiso que dejamos a nuestros hijos y nietos y es otro el estado de ánimo de cara a una elección en donde lo último que se quiere saber es cuál será la magia del PRI que promete resolver nuestros pendientes.

Hoy la sociedad civil está, a no dudar, harta de tantos desatinos, saqueos y afanes de perpetuidad de parte de los “mejores” exponentes del PRI. La ciudadanía despierta y se apresta al cambio, previa rendición de cuentas y cárcel a quienes han dañado el futuro de Veracruz.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo