Al dirigir un mensaje al consejo político nacional, Manlio Fabio Beltrones, líder nacional del PRI, se lanza contra demagogos y conservadores, sin ponerles nombre, a riesgo de ser refutado y exhibido. En un discurso lleno de lugares comunes, pero sin llegar a comprometerse en el debate con los adversarios a los que quisiera señalar, lanza arengas frente a los consejeros nacionales del PRI y busca el aplauso fácil.

Como si estuviera en campaña, el dirigente del PRI, convoco a defender lo intangible: lo logrado. En el mejor estilo del viejo PRI, Beltrones intenta que sus escuchas identifiquen por sí solos a los enemigos: el pasado reciente como el peligro y la posibilidad de lo que pueda pasar en el futuro como la amenaza.