El gobernador Duarte de Ochoa apoya al Secretario de Salud en su diferendo con Antonio Nemi Dib quien había calificado de “mentiroso” a su sucesor en el cargo porque negó la existencia de denuncias contra actos de corrupción en la Secretaría de Salud. Al tomar partido, el gobernador pone en grave predicamento a Nemi Dib, Secretario Ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública, pues con el “sostengo todas y cada una de las respuestas que dio el secretario de salud” le regatea crédito. Ahora, que renuncie o no es asunto de conciencia. Sin embargo, el gobernador también se pone de pechito porque acaso ignora que su secretario de salud en su comparecencia incurrió, además del dicho de Nemi, en otras inexactitudes fáciles de comprobar como tales.